Adolfo Alejandro Elías Macías

617

El estudiante de tercer semestre de la Preparatoria de El Salto, Adolfo Alejandro Elías Macías, fue premiado con el tercer lugar en el concurso “Leamos la ciencia para todos”, que organiza el Fondo de Cultura Económica (FCE), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El objetivo del concurso es que los jóvenes se acerquen a la ciencia a través de la colección que publica el Fondo desde 1986. Por ello el bachiller del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) leyó el libro El carbono: cuentos orientales, de la autoría de los científicos mexicanos Pedro Bosch y Graciela Pacheco. Posteriormente, asesorado por las profesoras María de Lourdes Torres Alaníz y María Guillermina García Velázquez, realizó una reseña y un video como parte de las unidades de Aprendizaje de Química I y Comprensión y Exposición.

Elías Macías recibió su reconocimiento por parte del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, en el edificio sede de la SEP.

¿En qué consistió tu preparación?
Desde el primer día de clases del segundo semestre, mis profesoras me comentaron sobre el concurso. A partir de entonces estuvimos realizando un trabajo interdisciplinario. El libro está basado en Las mil y una noches, y en cada cuento hablan sobre una propiedad del carbono. Por eso, un aprendizaje importante es que conocí las funciones o aplicaciones del carbono. Los asesores me guiaron mostrándome el libro y enseñándome cómo hacer la reseña.

¿Consideras que un libro de ciencia puede transformar la vida de un lector?
No es muy común que los jóvenes lean sobre ese ámbito. Con este concurso descubrí que un libro de ciencia es muy interesante. Aprendí que en cosas simples había ciencia. Desde un lápiz y su formación hay principios de química. Creo que es lo principal: que aprendes cosas nuevas. Yo recomiendo que lean este libro, porque te introduce a conceptos que no vienen en un libro de texto y además son fáciles de aprender, porque vienen en un lenguaje fácil de entender. Pienso que si todos los jóvenes tuviéramos más interés científico y en lecturas como éstas, este país podría mejorar y crecer más. Aprender a conocer más y ver más allá de nuestros límites, creo que es muy importante, para poder alcanzar nuestras metas.

¿Qué significó esta experiencia en tu vida?

Haber ganado este concurso fue genial e interesante. No sólo pude conocer la Ciudad de México, sino a otros jóvenes con intereses como los míos, interesados en ser físicos y químicos, además de a investigadores reconocidos. Representar a la UdeG en este concurso fue muy satisfactorio. Fue un orgullo que un alumno de la UdeG estuviera entre las filas de los ganadores.