Lanzan programa para detectar a universitarios con altas capacidades

Se trata de un proyecto piloto del CUCS para dar acompañamiento y asesoría durante tres semestres a estudiantes con estas características

878

Identificar, capacitar y orientar a estudiantes con altas capacidades es el objetivo del programa piloto Ingenious, una iniciativa del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) que busca crear oportunidades para que las y los universitarios puedan desarrollar su alta capacidad intelectual.

El Rector del CUCS, José Francisco Muñoz Valle, explicó que se estima que tan sólo a nivel básico hay entre 3 y 10 por ciento de estudiantes de altas capacidades; sin embargo, también consideró que a pesar de que existe atención para este sector de la población, los servicios para las y los adultos con estas características son pocos.

“Estamos seguros de que brindarles un ambiente educativo que fomente su sed de aprendizaje y que les permita explorar con profundidad los temas que les interesen en la educación superior es crucial para su desarrollo, lo cual no sólo beneficia a los estudiantes de manera individual, sino que puede enriquecer a la comunidad académica al generar un intercambio de ideas y perspectivas diversas”, aseveró.

A través del programa Ingenious se buscará detectar a alumnos de primer ingreso en el CUCS con altas capacidades. Una vez que sean detectados, se prevé que estos universitarios tomen actividades extracurriculares que complementen su formación a lo largo de tres semestres.

Aunque existen iniciativas similares a nivel básico, este programa orientado a universitarios es único en su tipo en México y toma en cuenta dos ejes: el enriquecimiento y el apoyo formativo, añadió Juan Francisco Flores Bravo, coordinador de Innovación Educativa y Calidad del CUCS.

Foto: Gustavo Alfonzo

“No vamos a darle a los alumnos más temas académicos, sino a llevarlos de manera voluntaria por aquellos temas o tópicos que les resulten altamente motivantes y que contribuyan al desarrollo de una disciplina o área de su interés”, detalló.

Durante septiembre se están aplicando herramientas para evaluar a los más de mil 700 alumnos de primer ingreso del CUCS, y se estima que podrían ser entre 3 y 10 por ciento de los estudiantes quienes se sumen a este programa de altas capacidades, agregó.

El programa también abonará al apoyo formativo de los estudiantes con actividades para que adquieran habilidades que impacten en su formación académica, como hábitos de estudio, pensamiento crítico, creatividad, entre otros.

Un programa en tres niveles

El programa está planeado para desarrollarse en tres niveles. En el primero de ellos, que se toma en el primer semestre, se buscará que los alumnos aprendan a llevar un control eficaz de sus tiempos; en el siguiente nivel se trabajará en potenciar su inteligencia y creatividad, así como la resolución de problemas. Por último, en el nivel tres, denominado “Cultivo de talentos”, los alumnos podrán desarrollarse en las áreas en que se consideran buenos a fin de que puedan pulir sus talentos y habilidades.

África Borges del Rosal, catedrática de la Universidad de la Laguna, España, mencionó que en su país este tipo de modelos de atención están más centrados en la educación básica, pero consideró que es necesario ampliar la cobertura de iniciativas como ésta para generar mejores condiciones para adultos con estas características.

“El proceso de identificación en la mayoría de los países y entornos exige un primer paso que es la detección por padres y profesores, y hay poca preparación para quienes tienen que detectar”, explicó Borges del Rosal, quien ha colaborado en el diseño de programas de este tipo en España.

“A veces, algo tan sencillo como pasar un test psicológico en los primeros cursos permitiría identificar a todo aquel alumnado que es de altas capacidades”, añadió.

María de los Dolores Valadez Sierra, especialista en Altas Capacidades, recordó que en el CUCS cuentan con el Programa de Intervención a Niños, Niñas y Adolescentes con Altas Capacidades Intelectuales.

Detalló que este instituto no sólo identifica, da servicio y capacitación a menores de edad con altas capacidades, sino que también realiza investigación en el tema para evaluar las políticas que se generan y su alcance.

Valadez Sierra compartió que tan sólo durante este ciclo escolar ingresaron 1.6 millones de niños a educación básica, por lo que se estima que 160 mil sean estudiantes con altas capacidades educativas; sin embargo, únicamente se tiene registro de 108 niños con estas características que son atendidos.

Artículo anteriorCurso de Escenografía Teatral en el CSAE
Artículo siguiente«La creación del mundo» según el artista Yucauye Kukame