Dylan navideño

730

Bob Dylan siempre es noticia. Ahora todo parece indicar que el célebre compositor aviva su espíritu navideño. Christmas in the heart es un disco que puede considerarse una verdadera rareza. Esto se debe a que es el primer trabajo de Dylan interpretando villancicos.
Esta nueva producción obedece a una noble causa, ya que las ganancias del álbum serán donadas a perpetuidad a la organización Feeding America, según lo establece el contrato. Se estima que más de cuatro millones de comidas gratuitas llegarán a un millón y medio de personas necesitadas en Estados Unidos.
Por si esto fuera poco, Bob Dylan colabora con dos asociaciones caritativas que distribuirán comidas en la navidad que aproxima, en Inglaterra y algunos países en vías de desarrollo. Esto, claro está, con las ganancias de Christmas in the heart.
Vicki Escarra, presidenta de Feeding America, comentó: “Cuando buscamos a Bob Dylan para ver si podía ayudar a nuestra organización, nunca imaginamos una respuesta tan generosa, donando a nuestra causa el total de las ganancias. Esta iniciativa de un artista emblemático, de este icono cultural, beneficiará directamente a muchas personas y tendrá un impacto fundamental para crear conciencia sobre la epidemia de hambre que existe en Estados Unidos y en todo el mundo”.
Bob Dylan comentó: “Es una tragedia que más de 35 millones de personas (se estima que más de 12 millones son niños) en Estados Unidos se acuesten hambrientas y se levanten al día siguiente sin la seguridad de poder comer algo. Me he unido a la buena gente de Feeding America, con la esperanza de que nuestros esfuerzos puedan llevar alguna seguridad y esperanza de comida a la gente necesitada durante las próximas vacaciones de navidad”.
Christmas in the heart se convierte en el disco 47 de Bob Dylan. Entre las canciones incluye clásicos navideños, como “Here comes Santa Claus”, “Winter wonderland”, “Little drummer boy” y “Must be Santa”.
Para muchos de sus seguidores esta acción puede sonar “extraña”. Lo cierto es que Bob Dylan rompe con sus propios esquemas.

Artículo anteriorRainer Simon
Artículo siguientePublicidad oficial: criterios arbitrarios