EL TESTAMENTO

    1060

    Me pondré a llorar como un sauce
    cuando ese Dios que por todas partes me sigue
    me ponga la mano en el hombro y me ordene:
    “Anda a ver si estoy allá arriba”;
    entonces, con cielos y tierra
    tendré que organizarme un luto.
    ¿Estará todavía en pie el roble
    o el pino de mi ataúd?

    Si tengo que irme al camposanto
    me iré por el camino más largo,
    me haré la pinta de la tumba,
    dejaré la vida sin ningunas ganas.
    Ni modo si me regañan los enterradores,
    ni modo si me creen loco de atar,
    quiero irme al otro mundo
    por donde más me tarde.

    Antes de marcharme a piropear
    a las ánimas de bellas condenadas,
    todavía sueño con algún romance,
    todavía sueño con algún lío de faldas,

    todavía una vez más decir “Te quiero”,
    todavía una vez más perder la brújula
    deshojando la crisantema
    que es la margarita de los muertos.

    Quiera Dios que mi viuda quede desolada
    al enterrar a su compañero
    y que para que le salgan lágrimas
    no le haga falta oler cebollas.
    Que tome en segundas nupcias
    un marido por el mismo estilo.
    Así se podrá poner mis botas
    y mis pantuflas y mi ropa.

    Que se tome ni vino, que quiera a mi mujer,
    que fume mi pipa y mi tabaco,
    pero que nunca, ni por mal pensamiento,
    nunca maltrate a mis gatos.
    Por más que yo no tenga ni un gramo,
    ni una sombra de maldad,
    si maltratara a mis gatos habría un fantasma
    para venir a atormentarlo.

    Aquí yace una hoja muerta,
    aquí acaba mi testamento;
    encima de mi puerta hay un letrero:
    “Cerrado por entierro”.
    Dejé la vida sin rencores,
    nunca más me dolerán las muelas.
    Heme aquí en la fosa común,
    la fosa común del tiempo.

    Georges Brassens

    Artículo anteriorLos amos de las calles
    Artículo siguienteVicente Teófilo Muñoz Fernández