Rogelio Villarreal

596

Nació en Torreón, Coahuila, en 1956. Confiesa que el mayor impulso para acercarse al mundo del periodismo, lo recibió de su padre, quien ejerció con sabiduría esta profesión. Rogelio Villarreal estudió en la UNAM, aunque no tuvo la suficiente paciencia para permanecer en las aulas y decidió desde joven acercarse por completo a las salas de redacción. Trabajó en las editoriales Diana y Fondo de Cultura Económica. La regla rota y La pus moderna son algunas de las revistas que ha dirigido. Ha publicado El dilema de Bukowski y El periodismo cultural en tiempos de globalización. Colabora para diversos periódicos del país y el extranjero y es editor de la revista Replicante, una de las publicaciones culturales más sólidas y audaces de México. Próximamente saldrá al mercado su libro El tamaño del ridículo, cobijado por editorial Arlequín.

Editor
El trabajo editorial es una extensión de la amistad y el diálogo. Publicar una revista o un libro significa ampliar una serie de preguntas o reflexiones de las que siempre esperas respuesta. En el caso de los libros es una contestación concreta. En la revista aparece un conglomerado de opiniones y contenidos, es un universo más amplio, y en tal sentido el editor lo que hace (en un proyecto más personal) es reunir los materiales que crees interesarán y se disfrutarán. La intención es que surja retroalimentación o, en su caso, la crítica. La tarea del editor es generosa y comparte con los demás. En realidad nunca sabes dónde parará una publicación. Son como botellas tiradas al mar, que siguen cumpliendo su misión.

Crítica
Existe crítica y buenos críticos en todo el país. Por supuesto que también hay muchos pseudocríticos o críticos convencionales. Creo que hay una buena tradición. Es cuestión de ir comprendiendo quiénes son interesados y quiénes independientes. Insisto en el trabajo de la crítica, y no sólo la literaria, sino la de otros planos, como en la ciencia.

Rock
Disfruto del sonido de los sesenta y setenta, con grupos como The Beatles, Led Zeppelin y King Crimson. Pero estoy abierto a nuevas propuestas. Escucho mucha radio por Internet, en donde he podido conocer y apreciar la música de The Dead Weather, Wilco y Yeah Yeah Yeahs.

Replicante
Nace del encuentro entre Roberta Garza y yo. Ella es una periodista que dirigió Milenio Monterrey y ahora está al frente de Milenio semanal, en la Ciudad de México. Roberta sabía de mi trabajo como editor en las revistas La regla rota y La pus moderna, enfocadas a la contracultura. En estas publicaciones la intención fue provocar y ofrecer alternativas. Replicante reúne esa experiencia en un producto más formal, orientado al cauce comercial, porque si no caeríamos en un una idea suicida. Hay quienes desde una supuesta contracultura, un tanto avejentada y obsoleta, critican el hecho de que las revistas estén disponibles en Sanborns. Para muchos lo contracultural sigue siendo mamar de la teta del Estado y vivir de los anuncios de Conaculta. Es una contracultura mal entendida y muy pervertida.

Cine
Me gusta mucho el trabajo de directores como David Lynch, Peter Greenaway, Quentin Tarantino y Claude Chabrol. Por desgracia no puedo decir lo mismo del cine mexicano. Creo que está en un bache y supeditado a historias chabacanas, de parejitas que se separan y se juntan. No creo en Gael García o Diego Luna. No me gustan sus propuestas: me parecen atrasadas. Destacaría el trabajo de Guillermo del Toro, quien es más congruente en sus planteamientos. Propuestas tontas, como las de Guillermo Arriaga o Alejandro González Iñárritu, me parecen un cine de cuarta.

Cultura
Numerosos editores y directores de diarios y revistas tienen un concepto distorsionado de la cultura. No se dan cuenta que puede ser una fuente de ingresos y una mercancía bastante rentable. Hay un mercado para esto, pero se entiende de una manera romántica. La cultura es más que Carlos Fuentes o Juan Villoro. Por ejemplo, el concierto de Juanes y Miguel Bosé, en Cuba, tiene muchas implicaciones y vertientes por las cuales abordarlo, no sólo el aspecto musical, sino el sociológico o político.