Pesca matemática

927

Por medio de un modelo matemático que considere variables medibles, como la cantidad de oxígeno, temperatura, niveles de PH, entre otras, es como un grupo de científicos del Centro Universitario del Sur, pretende determinar la cantidad de peces en la laguna de Zapotlán y con ello ayudar a las cooperativas de pescadores existentes en la región, quienes han visto decrecer su pesca hasta en un 70 por ciento en los últimos dos años.
Este proyecto, que será desarrollado durante 2012, permitirá en primer término, pronosticar la cantidad de peces que existe en el lago, y en segundo, saber cuál variable es la más importante para que el pez desarrolle ciertas características, y en caso de ser posible, modificarlas.
“Es anteponernos a una situación de degradación ambiental utilizando al pez como un indicador de la sanidad del medio”, afirmó el doctor Felipe Santoyo, investigador del Departamento de Ciencias Exactas, Tecnologías y Metodología, del CUSur.
Una vez evaluado este esquema, serán los mismos pescadores quienes por medio de un medidor podrán determinar la cantidad de peces, y predecir cómo serán sus capturas a corto y mediano plazos.
Con el modelo matemático se estudiará la relación de la calidad del agua, con el proceso de desarrollo de los peces, analizando variables como el peso total del pez, su longitud y el proceso de maduración gonádica.
El doctor Carlos Gómez, investigador del Departamento de Desarrollo Regional, del campus ubicado en Ciudad Guzmán, informó que existen pocos estudios en México y el mundo que relacionen el desarrollo biológico de peces con un modelo matemático. Añadió que luego de terminado y de que sea validado, podría ponerse en función en otros cuerpos de agua del país.
“Sabemos que la matemática y la estadística se usan para legitimar las acciones de los gobiernos municipales, estatales y nacionales, porque son una base sólida sobre la que se pueden tomar decisiones. Vamos a predecir lo que está pasando”, comentó el maestro Eliseo Santoyo, también investigador del Departamento de Ciencias Exactas, Tecnologías y Metodología.
Las especies de peces que se desarrollan en la Laguna de Zapotlán son principalmente carpa y tilapia. La captura que actualmente logran las cooperativas de pescadores alcanza apenas los 300 mil kilos diarios, cuando hace apenas algunos años era de hasta una tonelada.
“Esas capturas han caído sin que haya una explicación clara de qué es lo que está sucediendo. Hay algunas hipótesis de que es la contaminación. Lo que busca este modelo es validar estas hipótesis”, dijo el doctor Carlos Gómez.
El proyecto está financiado con 350 mil pesos otorgados por el Programa de Mejoramiento del Profesorado (Promep).

Artículo anteriorRosa Beltrán
Artículo siguienteEmilio presume