México debe despertar

503

“Tenemos que comprender que la deshumanización que vivimos ahora marca un valor del ser humano a la baja, ya no valemos, inclusive todos somos secuestrables, todos somos mercancía”, dijo Alejandro Solalinde, sacerdote y defensor de los derechos de los migrantes, entrevistado por Karla Planter, en la emisión matutina de Medios UdeG Noticias, transmitido por Radio Universidad de Guadalajara, el pasado viernes 3 de junio.
De visita en Guadalajara, tras haber presentado el Informe del Estado de los Derechos Humanos en el Mundo de Amnistía Internacional, señaló que los migrantes son un signo del fracaso del capitalismo fallido que ha empobrecido a 50 millones de personas en México. Asimismo, está permitiendo la acumulación de riqueza de un hombre, Carlos Slim.
“Es tan absurdo este sistema que aunque México es un país muy rico, y ha generando una gran riqueza, está permitiendo que se vaya a unos cuantos, y del país porque todo está privatizándose”.
“Los migrantes están marcando el fin de una época no sólo de un siglo que ya no puede ser. Ellos van inaugurar una nueva era en la que obviamente al dinero se le acote, al capital financiero tambien se le pongan unos límites”, tanto en México como en Centroamérica.
“Nuestros hermanos de centroamérica son muy pobres, hay que ayudarles no dándoles limosnas, sino oportunidades de trabajo y reconociendoles con la misma dignidad. Los migrantes son la reserva espiritual del mundo”, acotó.
Comentó que ante las atrocidades que se viven en la país en el trato de migrantes, el Estado mexicano se encuentra rebasado. “El gobierno federal tiene miedo y tiene razón en tener miedo. Desgraciadamente el gobierno no se ha hecho ayudar de la sociedad civil. No únicamente él, sino los tres poderes, que no son poderes que se hayan hecho para estar consultando a la gente, contando con la gente. Están solitos, se han ido solitos y a veces para sus propios intereses. Entonces, el saldo es negativo”.
Solalinde dijo que es necesario refundar México. “México está mal, como también nuestra Iglesia está mal. Hay que aceptarlo, estamos en crisis”. Por lo que la solución se encuentra en la sociedad civil. “A partir de los excluidos que no han sido tomados en cuenta por ninguno de los tres poderes. Ellos no se han acostumbrado a trabajar con la sociedad civil”.
“El movimiento del 8 de mayo, de Javier Sicilia, de una lucha, de una búsqueda por la paz con justicia y dignidad nos va dar una pauta, porque si arriba las instituciones están cansadas, por no decir corrompidas, se tiene que partir de escuchar a la gente y organizarnos con fines pacíficos”.
“No desairamos ninguna institución. No estamos en contra de nadie, pero sí queremos empezar una organización por nosotros mismos y el pueblo de México es capaz, tiene valores, una reserva espiritual grande, pero que no le han dado oportunidad, porque la han tratado siempre paternalistamente y la sociedad civil se ha quedado como infantil. Aquí la palabra clave es refundar. Hacer un nuevo México. Si el gobierno quiere, si las instituciones quieren, incluso si la Iglesia católica quiere participar en esa nueva dinámica. Esto traducido desde el lenguaje católico, sería partir de los laicos, no del clero. Sobre todo de la mujer que es la más excluida en nuestra Iglesia católica, entonces si se puede hablar de una revitalización de las instituciones”.
Mencionó que ante los secuestros y muertes de migrantes en Veracruz, “la gente está dormida, la jerarquía católica con alguna excepción también está dormida y no ha hecho lo necesario para evitar estas muertes”.
De acuerdo a informes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2009, hubo 9758 secuestros, de los cuales la tercera parte se hicieron en Veracruz. Para 2010, la misma Comisión decía que eran 11 mil 333 y la tercera parte otra vez volvió a ser veracruz.
“No es coincidencia”, están secuestrando y desapareciendo migrantes en Veracruz, donde los Zetas inventaron la tecnología para desaparecer los restos humanos, reducirlos, consumirlos, en tambos de 200 litros, o en ácido o de mil maneras, dijo.
Refirió que Jalisco está teniendo un papel importante de expulsión de emigrantes y migrantes, pero tambien de transmigrantes, aquellos que retornan a la entidad después haber vivido en Estados Unidos. “No se ha dado cuenta (la población) del fenómeno de la migración. Todavía está insconsciente”.