La violencia mi única fuente

360
EL NARCOLABORATORIO MAS GRANDE ENCONTRADO EN EN IXTLAHUACAN DEL RIO EN JALISCO DONDE SE PROSES HASTA UNA TONELADA DE DROGA AL MES

Los medios de comunicación impresos están colaborando en la construcción de la violencia social que acontece en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Para la doctora Gabriela Gómez Rodríguez, investigadora del Departamento de Estudios de la Comunicación Social, de la Universidad de Guadalajara, cuando los medios anteponen el valor negocio–mercancía sobre la ética periodística y publican imágenes o textos violentos y agresivos con detalles innecesarios, colaboran en la construcción de la violencia social.
“Los medios saben cuál es su función social pero por diferentes razones a veces lo olvidan. Son un negocio y se convierten en protagonistas. Están participando como constructores de un tipo de violencia simbólica cuando eligen qué publicar, en dónde, cuánto y qué no publicar. Ahora la prioridad en los medios impresos es todo lo relacionado con el crimen organizado”.
Lo anterior es resultado de un estudio que realizó sobre la relación entre medios de comunicación y violencia, y el cual es un capítulo del Diagnóstico sobre la realidad social, económica y cultural de los entornos locales, para el diseño de intervenciones en materia de prevención y erradicación de la violencia, investigación realizada por iniciativa del organismo Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (INCIDE Social) y por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) de la Secretaría de Gobernación.
De acuerdo a los resultados de la investigación, en la Zona Metropolitana de Guadalajara existen dos medios impresos locales con altos contenidos de tipo sensacionalista: La Prensa y Metro. Sin embargo, dijo que otros medios escritos también divulgan en sus contenidos, además de información general, notas relacionadas con sucesos violentos.
“Es un carnaval de la violencia. Muchas imágenes, una tras otra. ¿De qué sirve dar a conocer todos estos detalles si no existe más información detrás, como por ejemplo de qué manera prevenir”.

Sobre exposición de la violencia en televisión
De acuerdo al estudio de la especialista del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), los altos contenidos de violencia no sólo aparecen en los periódicos. En el caso de la televisión, también son protagonistas las notas relacionadas con la violencia y delitos.
“En Televisa de Occidente no existe espacio noticioso en donde no hablen continuamente de violencia como mínimo durante diez minutos y hasta 25 minutos continuos y sin cortes, durante la mañana, al mediodía y en la noche. En el caso de Televisión Azteca local, hasta 70 por ciento del tiempo del noticiero del mediodía son contenidos de violencia”.
Gómez Rodríguez abundó en que estos contenidos son informaciones cortas, sin contexto, y con comentarios banales. “Se banaliza la información, naturaliza y trivializa. Como si la violencia que aconteciera en la sociedad es sólo la que se relaciona con el crimen organizado. Existen muchas más formas de violencia, como la que se ejerce contra la mujer, o en núcleo familiar, situaciones que en los medios aparecen muy poco”.
La especialista añadió que el internet a través de páginas como Youtube también promueve contenidos con altos índices de violencia y están dirigidos en especial a los jóvenes. “Si haces la suma de todos los factores y de las diferentes construcciones, encontramos que la sociedad no está bien informada. Sólo encontramos aspectos parciales, sin tener y comprender el fondo de las cosas”.
Por lo anterior, la investigación sugiere que los medios publiquen mejores contenidos, a la vez que la sociedad demande a los medios de comunicación periodismo con mejor calidad. “Información de mayor calidad y que el rol de la ciudadanía sea más proactivo. Exigir mejores contendidos, no comprar medios sensacionalistas o apagar la televisión. Finalmente los medios deben tomar conciencia de que son un canal por el que pueden informar, concientizar y prevenir”, concluyó.