La conjuntivitis hemorrágica puede llegar a Jalisco

399

El riesgo de que los brotes de conjuntivitis y conjuntivitis hemorrágica que están afectando a Nayarit y Colima se propaguen al estado de Jalisco es real, debido que estas enfermedades son altamente contagiosas.
En particular la zona más vulnerable es la de Puerto Vallarta, tanto por la cercanía con las áreas en que se está verificando la epidemia, como por las características climatológicas que favorecen la propagación del virus, explicó la doctora Claudia Ascencio, encargada del Servicio de Oftalmología del Hospital Civil de Guadalajara.
Tras asegurar que hasta ahora en el nosocomio de la UdeG no se ha registrado ningún caso de conjuntivitis hemorrágica, que es la forma más peligrosa, aclaró que “es fundamental determinar las características clínicas de los pacientes que son casos epidémicos, ya sea en Tepic, en Manzanillo o en Puerto Vallarta, para definir de qué virus estamos hablando”.
Lo anterior porque hay varios tipos de conjuntivitis viral: “La normal, que es cuando se presenta ojo rojo y secreción acuosa, no deja secuelas importantes; si le damos al paciente solamente medios físicos, como mayor cuidado en el aseo personal, anti-inflamatorios, lágrimas artificiales, etcétera, esto ayuda a que se autolimite la epidemia”, precisó Ascencio.
Por otra parte, las infecciones adenovirales, que son las que se presentan con más frecuencia en Jalisco, “dejan unos infiltrados en la córnea que hacen que quede una cicatrización irregular y el astigmatismo consecutivo a este proceso, produce alteraciones visuales que podrían continuar hasta dos años después de que se terminó esta conjuntivitis”, dijo.
En cambio, en el caso de la conjuntivitis hemorrágica, “el ojo está muy rojo, dura aproximadamente de cinco a siete días en aparecer las hemorragias en la conjuntiva, y es el periodo de contaminación más activo”. Agregó que “este tipo de conjuntivitis puede dejar consecuencias importantes, que pueden hacer que la parte blanca del ojo se adhiera por cicatrización a los párpados, y quede un problema de movilidad ocular”.
Especificó que el contagio se da por contacto directo de lágrimas o porque el enfermo se talló la mano y luego saluda a otra persona. Por lo que “es importante que los pacientes contagiados extremen las medidas de aseo personal, evitar el contacto directo con las mano o saludar de beso, no dormir en la misma almohada, y sobre todo evitar frotar los ojos”, advirtió.
Otras medidas preventivas consisten en “implementar una vigilancia epidemiológica; [asimismo] cualquier médico que detecte en estos momentos una persona con conjuntivitis que no corresponda a una causa bacteriana o alérgica, reportarlo inmediatamente a la autoridad sanitaria”, instó la doctora Ascencio.

Artículo anteriorJuan Pablo Villalobos
Artículo siguienteModernidades infernales