El poder de la imagen

384

Para un especialista de la comunicación gráfica, la imagen lo es todo. En cambio, para el resto de la sociedad, la interrogante de cómo comunicar se limita a otro elemento: la palabra. Bajo esa premisa, el grupo conformado por el maestro José Isaac Cortés López, el maestro Agustín Tonatihu Hernández Salazar y el maestro Marco Aquiles, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), analizó bajo preceptos históricos y de formas sociales de convivencia el poder de la imagen en la humanidad.

Lo anterior en dos ponencias, presentadas en el VII Foro Académico que se celebró en el marco del XIV Festival Internacional de la Imagen, en la ciudad de Manizales, Colombia. La primera versó sobre el poder que da a la figura la imagen de la máscara de luchador mexicano; y la segunda, que resultó la mejor ponencia del 2015, se tituló “Desde la fe en la imagen, hasta la imagen de fe”, donde el grupo que representó a la UdeG concibe a la imagen como “un elemento de comunicación que traspasa sus propios fines”. José Isaac Cortés López nos platicó sobre la experiencia.

¿Cuál fue el tema que trataron en la ponencia galardonada? 
Hacemos un recorrido de cómo es que el hombre, en el momento en el que descubre todo lo que está a su alrededor y que se da cuenta que no es él, trata de representarlo, y lo hace mediante imágenes. Por ejemplo al ver a un toro pintado por la gente de aquel entonces, lo interesante es que este toro no representa para ellos el toro en sí, sino que es una esencia más metafísica, es la bestia, es la fuerza, es el alimento. Incluso representa más cosas porque se le asigna un asunto de magia. Recordemos que la imagen tiene mucho poder.

¿Ese poder intrínseco a la imagen es lo que a ustedes les interesó explotar?
Sí. La imagen se va convirtiendo con el paso del tiempo en algo que da fe. Como por ejemplo una fotografía. Hay un momento de transición en el cual la fe que le tienes a la imagen la haces imagen de fe. Como por ejemplo podría ser la aparición de la imagen de la virgen de Guadalupe, nosotros simplemente tomamos el ejemplo de que Juan de Zumárraga no le cree a Juan Diego, sino hasta que mira en la tilma impresa la imagen de la Virgen. Ya en la parte que nos toca a nosotros como visuales, como gráficos, vemos cómo esa imagen se retoma y la gente se apropia de ella, la hace suya, y la quiere tanto que llega a transgredir muchas cosas.

¿La ponencia sobre la máscara de luchador tiene un fin similar?
Lo que mostramos con la de la lucha, es en lo que la gente se convierte cuando se pone una máscara, que está ligado a muchas otras vertientes de la cultura, por ejemplo con los danzantes. El punto es que en ese momento la persona se transforma. Incluso ellos pueden ser contestatarios y la máscara forma esa personalidad, no es esconderse, sino ver lo que se confiere cuando se usa la máscara.

Imagino que esto nutre más la parte académica del estudiante gráfico…
Aquí tenemos algo más, esto fue una vuelta redonda porque dictamos la ponencia, obtuvimos la mención, nos dimos el tiempo de tomar un taller y además cerramos un  proyecto de colaboración con la Universidad de Caldas y su rector Felipe César Londoño; él nos autorizó a llevar un trabajo en conjunto entre la UdeG y la institución que dirige, donde participaremos con la Universidad Veracruzana y la BUAP.