Egresado del SEMS obtiene mención honorífica en Olimpiada de Química

Gerardo Gutiérrez Álvarez, quien recién egresó de la Prepa 5, participó en la edición 2021 cuya sede fue Japón y fue realizada de manera virtual

920
Foto: Jonatan Orozco

Gerardo Gutiérrez Álvarez se involucró en las olimpiadas de ciencias con la motivación de que podría ganar en alguna de las clasificaciones y que eso se convertiría en una opción para conocer más personas y viajar a las sedes donde sería cada eliminatoria.

Eso lo llevó a ganar la regional, la estatal y la nacional de Química; después se abrió la opción para capacitarse con expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fue uno de los cuatro jóvenes elegidos para representar a México en la Olimpiada Internacional de Química, celebrada el 28 de julio con sede en Japón, y donde obtuvo mención honorífica.

En entrevista comentó que durante la aplicación de la prueba se encontraba bastante relajado, aunque afirmó que los reactivos que fueron parte de la Olimpiada de Japón tenían una dificultad mayor a la de otras ediciones, ya que no se consideraron apartados de aplicaciones prácticas.

“Esta experiencia la tomo como una muestra de que aprendí bastante en este año. Sin embargo todavía me falta mucho por recorrer para lograr cosas chidas. Me habría gustado sacar un mejor resultado. Soy consciente de que todo lo que venía en la prueba fueron temas que vi durante mi preparación, la diferencia es que los planteamientos que mostraron tenían grandes complejidades, ya que mezclaban conocimientos de diversas áreas”.

El recién egresado de la Preparatoria 5 está por iniciar sus estudios del nivel superior en Física, en la Universidad Ruhr de Bochum, en Alemania; primero a distancia y posteriormente, en el mes de noviembre, viajará al país teutón para completar su formación de licenciatura.

Sobre su incursión en las ciencias, Gerardo destaca que la Química tiene para él un atractivo en áreas como la práctica, la teórica, la Físico-Química, la cuántica, la inorgánica y la orgánica.

Con respecto a las ciencias en general, afirma que le dotan de un pensamiento analítico que transporta a la reflexión incluso en entornos cotidianos: “Te ayuda mucho en la parte lógica, en pensar más allá; te lleva a buscar otras respuestas. Favorece a desmontar un poco los dogmas que hay en general. Cualquier dogma que tengas lo puedes tumbar con este pensamiento analítico”.

Asevera que lo que lo ha llevado a obtener logros ha sido el trabajo continuo:

“Más que ganar y decir que soy el mejor, me gusta demostrarme a mí mismo que puedo hacer algo. Que puedo ser la mejor versión de mí mismo y no necesariamente mejor que un chavo de Rumania o de China».

Respecto a su paso por la máxima Casa de Estudio de Jalisco externa: “La UdeG en mi vida significa un cambio de 180 grados: de ser un adolescente revoltoso a ser una persona más centrada, que sabe qué quiere hacer, que tiene objetivos… es un cambio absoluto. Si no fuera por el SEMS no hubiera participado en las olimpiadas o no habría tenido maestros tan buenos, o no habría tenido estas instalaciones que son muy buenas para hacer prácticas, y agradezco tener esto. Claro que me llevo con orgullo a la UdeG”.