Dios los crea y el diablo los cría

395

Una mujer viuda cuida a sus dos hijos: hombre y mujer, pero ambos rebeldes, mal educados y jóvenes; además crecen en un ambiente donde no hay tanto dinero, ni comodidad, ni lujos, cosas que ellos quieren vivir, que anhelan. La madre trabaja buena parte del día y trata de cumplir como ama de casa. En ese lapso de la vida los hijos “se pierden en el camino” y los chavos viven cada cosa que terminarán ¿por entender?
Se le invita a que descubra el final, critique, reflexione y vea si su familia o usted se identifica con uno de los cuatro personajes que creó la compañía de teatro independiente La Salamandra.
La obra Dios los crea y el diablo los cría, está por cumplir 50 representaciones y eso ya es mucho, tomando en cuenta lo difícil y en ocasiones poco fiel que es el público tapatío, explica Sergio Suárez, escritor.
“Nos sentimos muy orgullosos por todo este trabajo y sobre todo porque vamos por más de 50 representaciones, ahora que nos presentemos en julio. Para nosotros es un reto seguir juntos como equipo y, sobre todo, cada función representa una satisfacción, un gusto porque estamos unidos por el teatro y lo podemos hacer en foros tan diversos. Ahora que estaremos es el ex Convento del Carmen es un orgullo, es una sala que ya conocemos y a la que le tenemos un gran cariño y respeto”.
Suárez egresó hace cuatro años de artes escénicas; él comenzó como escritor, pero en la compañía ha hecho de todo. Esta obra, de la que es autor, se inspira en lo que ve o viven a diario las familias: “Es lo que puede pasar en todos lados, incluso en las casas donde parecen que no tienen tantos problemas”.
Explica que uno de sus sueños era hacer teatro y ahora no lo deja por nada del mundo, aunque no sea tan redituable de forma económica: “Lo que ganamos es experiencia, pero sobre todo es un logro a nivel personal y profesional cada función”.
En esta obra, de poco más de una hora, menciona que se podrán ver los sentimientos y pasiones del ser humano: “Ver el enojo, la frustración y hasta el reproche interno de una madre, cómo siente, cómo vive su culpabilidad y cómo el no manejar esas emociones le puede afectar en su entorno; pero también se conoce la malicia, la avaricia de los hijos, que en ocasiones mal influenciados pueden perder la noción de sus acciones y ser más destructivos”.
En julio, la Secretaría de Cultura impulsa los fines de semana de teatro. Esta obra se presenta a las 6 de la tarde y 8:30 de la noche en el ex Convento del Carmen. La admisión cuesta 70 pesos general y 40 pesos para estudiantes.

Artículo anteriorMarco Aurelio Larios
Artículo siguienteEx tiradero de Las Juntas