Derechos para todos

330

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), encargada de armonizar los esfuerzos internacionales para solucionar los problemas que afronta la humanidad, promover el respeto de los derechos humanos, proteger el medio ambiente, luchar contra las enfermedades y reducir la pobreza, celebró su día el pasado 24 de octubre.
Aprovechamos este marco para dar a conocer que del 3 al 5 de septiembre de este año, la UNESCO con sede en París albergó la XLI Conferencia anual del Departamento de información pública de las Naciones Unidas para las Organizaciones no gubernamentales (DPI NGO, por sus siglas en inglés). Tuvo como tema “Reafirmar los derechos humanos para todos”, y reflexionó sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.
Este fue escenario para que Paúl Burgos Navarrete, alumno del último semestre de derecho, único estudiante latinoamericano en el evento, presentara su punto de vista sobre lo que sucede en materia de derechos humanos en México, que empeoran cada día con las ejecuciones, desapariciones, la impunidad, la tortura, los ataques a periodistas y a los propios defensores de los derechos humanos, que resultan los problemas más serios que enfrenta el país. Retomar el respeto en política exterior, es uno de los retos.
Burgos Navarrte dijo que “los estados van transformándose hacia el progreso, pero el régimen internacional no ha cambiado desde 1945, no ha progresado. Seguimos con un consejo de seguridad que tiene el poder de veto. Sólo cinco de los 192 países que integran la ONU (es decir, el 2.6 por ciento), deciden los asuntos importantes del mundo. Debemos concientizar e informar a la población para hacer valer el Artículo 28 de la Declaración universal de los derechos humanos, que establece que todos podemos elegir y cambiar el orden social que nos convenga, alejar las hegemonías, dejar atrás la desigualdad, eso que no se ha hecho desde hace muchos años en la ONU”.
Añadió que para tutelar los derechos humanos es necesario que existan estados fuertes, democráticos y legítimos. “Si encontramos esta fortaleza, entonces podrán tutelar con mecanismos convencionales y extraconvencionales y el Estado será garante de los derechos humanos y la dignidad”. Puntualizó, también, que mientras en México siga existiendo pobreza y desigualdad, se seguirá afectando uno de los principales principios de los derechos humanos: la dignidad. Desde su punto de vista, los jóvenes deben evitar la resignación y la apatía hacia los problemas nacionales, y por el contrario, tener conciencia civil y trabajar por una educación más eficiente.
Burgos Navarrete fue invitado por Lucy Law Webster, directora del Centro de Estudios de Paz y Guerra de Nueva York, y por Francisco Plancarte, presidente de Planetafilia. Considera que fue una gran oportunidad para “gritar al mundo que estamos listos para tratar de solucionarlo o hacer uno mejor para los demás”.