Crimen y pobreza en México

622
ROBOS A CASAS AVITACION VECINOS VIGILANDO/CHEMA MARTINEZ

Uno de cada cuatro habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara (Jalisco), Monterrey (Nuevo León) y León (Guanajuato) han sido víctimas de algún tipo de delito, señaló el investigador de la UdeG, Mauricio Ramírez Grajeda, quien participó en un estudio sobre victimización en dichas ciudades, en 2009 y 2010.
“El 25 por ciento de las personas, un poco menos, fue sujeta a un crimen. Es un nivel muy alto, aunque no lo compares con nada, con otro año u otro país”.
El proyecto, que incluyó mil 600 encuestas en cada zona metropolitana, subraya que en Guadalajara alrededor del 28 por ciento de hogares sufrió algún tipo o intento de delito en su vivienda, vehículo o en la calle.
“Las personas entrevistadas que fueron víctimas de un delito, constituyeron el 22 por ciento de la muestra”.
Ramírez Grajeda, profesor del Departamento de Métodos Cuantitativos, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas, detalló que Guadalajara es el municipio con más delitos (45 por ciento), seguido de Zapopan (30 por ciento).
Los tipos de crimen más comunes son carterismo o asalto (30.77 por ciento), seguido de robo a casas (14.81 por ciento) y robo a automóviles (14 por ciento).
Con relación a las cifras de vehículos, el mayor porcentaje de transgresiones ocurrió en la cochera de los afectados o a unas cuadras de distancia de su hogar. Ante esa situación, 53 por ciento de personas contrataron un seguro. Las colonias con mayor problema en esta materia fueron Cruz del Sur y El Fresno.
Con respecto a las afectaciones a casas habitación, las colonias con mayores problemas fueron: Oblatos, Huentitán, Olímpica, Tetlán y El Rosario. Ante ello, la población ha optado por equipar sus viviendas con candados, chapas y protecciones de metal en ventanas para protegerse.
El estudio arroja que el pandillerismo (20.3 por ciento), la drogadicción (14 por ciento) y la falta de vigilancia (11.4 por ciento), son las principales causas de la criminalidad.
Ramírez Grajeda señaló que el crimen, “se explica por las características socioeconómicas, tanto de la víctima como de la zona donde se cometen los crímenes. Encontramos que donde hay mayor criminalidad son las zonas de menor educación y menor ingreso”.
Subrayó que una manera de mitigar el problema es reforzar las políticas de educación, empleo y seguridad.
Dicho proyecto recibió financiamiento de la Secretaría de Educación Pública. Esperan publicar un libro con los resultados, para lo cual gestionan recursos, así como para realizar una segunda encuesta a fin de conocer el avance o retroceso de la victimización, la criminalidad y asociarla a variables como desempleo y pobreza.