Roberto Torres

0
2

La Secretaría de Cultura Jalisco (SCJ) abrió el 2010 con modificaciones importantes. Al anuncio que hiciera Carlos Sánchez, director de Actividades Culturales, sobre los nuevos titulares de las direcciones de Artes Escénicas y Danza, a cargo de Alfonso Munguía Calderón y Karina Saldaña respectivamente, se suma la presentación de la licenciatura en Artes. Para Roberto Torres, responsable de la dirección escolar de la SCJ, nuestra ciudad está lejos de corresponder a la demanda de formación en artes, de ahí la importancia de abrir un espacio educativo que profesionalice a creadores.
Roberto Torres es egresado de la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara y miembro de la orquesta de Cámara del Ayuntamiento de Tlaquepaque. Desde hace más de diez años Torres se desempeña como profesor de música en distintos espacios universitarios. Ahora nos habla de la nueva licenciatura en Artes que se abre en el Instituto Cultural Cabañas a partir de febrero.

Profesionalizar la actividad artística
En los últimos sexenios el tema de la formación artística ha supuesto una intensa polémica en todos los niveles educativos. Por iniciativa del arquitecto Alejandro Cravioto, actual secretario de cultura del estado, en Jalisco crece la oferta para quienes desean cursar una licenciatura en Artes. Al respecto, Roberto Torres explica: “Realizamos un estudio sobre el perfil de los estudiantes de las carreras técnicas y diplomados en arte que la SCJ imparte a través del Instituto Cultural Cabañas, en él se reveló que el 90 por ciento de los alumnos habían cursado el bachillerato, así que no tenía mucho sentido que luego de tres años de estudios los egresados tuvieran sólo un nivel técnico. Ahora será posible obtener una licenciatura en Artes a partir de cuatro disciplinas: música, teatro, danza y artes visuales. La flexibilidad de la currícula permitirá que se curse en un tiempo promedio de 4 años y si bien tendrá un costo semestral de 3 mil pesos, es posible obtener una beca. La licenciatura se organiza a partir de materias teóricas de tronco común y un abanico de opciones disciplinares, que permitirán la formación de los estudiantes de acuerdo con sus intereses. Por otro lado la licenciatura no interrumpe la formación técnica que seguirá impartiéndose en el ICC, sobre todo los cursos infantiles, la formación artística de los niños es prioritaria”.

Pensar el arte
Las tecnologías de información y comunicación, así como la propia transformación del quehacer artístico han alterado notablemente las formas de creación. Sin embargo, el ámbito de la educación y formación artística se suele mantener al margen de muchas de las prácticas contemporáneas. Al respecto, Torres afirma: “A pesar de la tendencia mundial, en México se siguen considerando muchas fronteras disciplinares en las artes. Esas diferencias ya no son tan radicales y aceptarlo construye otra forma de conocer, vivir e interpretar el arte. En esta licenciatura buscamos que los estudiantes se profesionalicen a través de la tecnología, dispositivos digitales y fundamentos multimedia que son los que hoy diversifican las formas expresivas. Con la inclusión de estos elementos se busca multiplicar las opciones de desarrollo en el ámbito de la cultura. Existe un atraso en la capacitación y formación artística, eso se debe acabar. Junto a este proyecto educativo, se busca apoyar centros regionales en ciudades medias del estado. Debe haber un impacto en todo Jalisco”.

No hacemos artistas
La formación de un artista no se consigue de manera directa a través del estudio ni del ejercicio creativo. Un problema que enfrentan las instituciones educativas que forman en las artes es que no consideran que profesores y alumnos tiendan puentes entre la investigación estética, la producción artística y la dinámica cultural del entorno. Sobre este asunto Roberto Torres asevera: “No pensamos en formar “artistas”, ninguna licenciatura convierte a nadie en eso, en cambio sí es posible ser un profesional en las artes. Para ello se requiere de una formación integral que incluya conocimientos en gestión, marketing cultural y creación de públicos. Cada estudiante podrá enriquecer su formación a partir de cursos y programas interdisciplinares. Una vez que cada alumno elige un área específica, deberá desarrollar seis proyectos concretos, uno por cada semestre. Al final se tendrá que completar el proceso con trabajos de gestión cultural y evaluación. Hay que cambiar la mentalidad, muchos creadores tienden a pensar que el gobierno tiene toda la responsabilidad respecto a la creación y financiamiento de las artes y por el otro creen que si consideran a su audiencia entonces se “prostituyen”. Si bien hay que distinguir entre proyectos artísticos y espectáculos, ninguno es mejor que el otro. El creador debería pensar en generar formas que hagan rentable su propuesta, que le permitan vivir bien y seguir creando sin necesidad de depender de una beca”.
Roberto Torres dice estar consciente que la licenciatura en Artes es un proyecto necesario para Jalisco, aunque los resultados se verán en mucho tiempo. Por lo pronto las clases comenzaron el pasado 8 de febrero, y aún se tramita el reconocimiento oficial ante la Secretaría de Educación Jalisco.

Comentarios de Facebook