Para la memoria del mundo

    193

    Algunas colecciones de la biblioteca pública “Juan José Arreola” son candidatas a pertenecer a la memoria del mundo, luego de que la Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) determinó en 1992 que los documentos formaran parte del patrimonio mundial de la humanidad.
    En rueda de prensa el coordinador de Bibliotecas de la UdeG, Sergio López Ruelas, señaló que de momento desarrollan un proyecto para que algunos escritos indígenas sean incluidos en dicho patrimonio.
    “Son un total de 119 documentos en lenguas indígenas. El que estos lleguen a formar parte de ese patrimonio representaría una aportación de México al mundo”.
    Del total de los 119 títulos de dicha colección, 11 fueron impresos en el siglo XVI. Se trata de escritos de reconocidos autores, como Alfonso de Molina, Matutino Gilberto, Antonio de los Reyes, Jerónimo Thomas de Aquino, entre otros.
    Otro de los proyectos en que trabajan es la limpieza, estabilización y digitalización de los fondos de la biblioteca a fin de preservarlos y así una comunidad más amplia tenga acceso a ellos.
    También están capacitando a los bibliotecarios para que manejen con mayor precisión los fondos históricos y aprendan cuestiones como encuadernación, limpieza y digitalización de los documentos.

    Más proyectos
    El director de la “Juan José Arreola”, Carlos Fregoso, explicó que por primera vez en la historia de las bibliotecas se lanzan programas de actividades no solo para niños, sino también para los adultos mayores, sector al que no siempre se le presta atención
    El área en cuestión busca que los adultos tengan un lugar de esparcimiento “no solo en la lectura, sino con talleres especializados, donde puedan convivir con los promotores de la lectura. Además ya contamos con una amplia sala de internet con 15 computadoras, la cual ha sido bien aceptada por los usuarios”, de manera que buscarán ampliar dicho espacio.
    Explicó que otro de los proyectos en puerta es el traslado del fondo con los archivos de la Universidad de Guadalajara, el cual incluye documentos y publicaciones de 1973 a la fecha. En octubre este acervo será puesto al alcance del público en general.
    “Para ese mismo mes tendremos la posibilidad de abrir al público uno de los acervos especializados más importantes: el fondo de biodiversidad, que fue donado a esta casa de estudios. Es un acervo con más de 30 mil volúmenes del primer biólogo mexicano, Enrique Beltrán”.

    Sobre el recinto
    Fundada en 1861, la biblioteca pública “Juan José Arreola” forma parte de los 156 espacios que conforman la red de bibliotecas de la Universidad de Guadalajara, y es el de mayor antigí¼edad que ha permanecido vigente en sus servicios. Posee una serie de fondos importantes.
    La biblioteca dispone de dos espacios.
    El primero, ubicado en avenida 16 de septiembre y Constituyentes, es repositorio del fondo histórico, el cuál está compuesto por más de 160 volúmenes de libros que datan desde el siglo XVI hasta mediados del XX, además de más de 250 mil ejemplares de revistas y periódicos de distintas épocas.
    En este espacio también se custodia el archivo de la Real Audiencia, compuesto por 15 mil 162 expedientes y 587 rollos de microfilmes correspondientes a los archivos parroquiales.
    Por mencionar algunos de los acervos documentales, hay manuscritos de los siglos XVI a XX, del Fondo franciscano, que consta de 340 volúmenes de documentos procedentes de algunos conventos y colegios de Guadalajara.
    Cada obra incluye documentos de diversos asuntos: cédulas, órdenes, bulas y algunas monografías, entre las que destaca la obra de Matías de la Mota Padilla Historia de la conquista de la Nueva Galicia, basada en los archivos de los conventos de San Francisco en Guadalajara y Zapopan, principalmente en los apuntes de Fray Antonio Tello.
    Hay una sección de códices. Se trata de una colección de bellos ejemplares que ilustran la historia de México antiguo.
    Son 350 ejemplares, de los cuales el 60 por ciento corresponde a ediciones facsimilares de los originales, y el resto, obras que complementan la colección con análisis y estudios sobre la ideología, filosofía y misticismo de las culturas del México pre y poshispánico.
    En el segundo edificio, en avenida Alcalde 130, se conserva la colección de fondos contemporáneos, integrada por todas las áreas del conocimiento. Los materiales datan de 1951 a la fecha.
    Los acervos se conforman de 36 mil 500 volúmenes de libros en el fondo general, 3 mil 950 en el acervo infantil y 10 mil 142 volúmenes de la sección de bibliografía jalisciense.
    La sección de hemeroteca cuenta con materiales de los últimos 20 años, de revistas y periódicos de circulación local, regional, nacional e internacional.
    Entre los servicios que ofrece la biblioteca, destacan: préstamo en sala, asesoría a usuarios, reprografía, catálogo en línea, bases de datos, talleres y programas de verano, entre otras actividades.