Nuestro futuro

    814

    A lo largo de nuestras vidas nos hemos preguntado más de alguna vez: ¿Qué me espera en el futuro? ¿Cómo será el día de mañana? ¿Seré feliz? ¿Tendré demasiadas cosas materiales?
    Al igual que estas cuestiones, pueden surgir muchas en cada uno de nosotros respecto al misterioso futuro. Todo esto sin pensar en lo que realmente importa: nuestro presente.
    Anhelamos con afán la llegada del día siguiente, sin ver siquiera cómo el sol asciende en el cielo para cobijarnos con su resplandor, sin observar cómo la naturaleza nos brinda su belleza en cada uno de los paisajes que recorremos en nuestro camino a casa, la escuela, el trabajo, por citar algunos sitios que frecuentamos con regularidad.
    En este momento estamos en condiciones de hacerlo. No dejemos que nuestros múltiples compromisos y obligaciones nos quiten el privilegio de disfrutar de una puesta de sol, de la brisa de la mañana, del canto de las aves, la frondosidad de un árbol, la majestuosa caída del agua de una cascada… Necesitamos hacerlo ahora que tenemos estas maravillas naturales y no esperarnos a que llegue el futuro para darnos cuenta que eso ya fue pasado.

    Artículo anteriorUdeG respalda a sus estudiantes
    Artículo siguienteLos refrigeradores mundiales