Jorge Emilio Puig

986

De niño fui ratón de biblioteca, pero cuando entré a la preparatoria me volví un vago del demonio y mujeriego; desafortunadamente hace 13 años conocí a una buena mujer y me casé”.
Con ese buen ánimo se revela el doctor Jorge Emilio Puig Arévalo, investigador del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), quien el pasado 14 de octubre –en el Museo Interactivo de Economía, en la Ciudad de México–, recibió el premio Scopus, por su desempeño como investigador sobresaliente en nuestro país, concretamente en ciencias y tecnología.
Este premio lo otorga el Grupo Editorial Elsevier, en conjunto con Conacyt, a los ocho investigadores más destacados en las áreas de ciencias de la salud, ciencias de la tierra, biología y genética, química, astronomía, física, matemáticas y ciencias y tecnología, de acuerdo a un monitoreo que realiza Scopus, el buscador más potente que hay en el mundo respecto a datos bibliográficos de resúmenes y citas de artículos de revistas científicas.

¿Cuántas investigaciones ha publicado?
Tengo más de 140 artículos publicados en diversas revistas, y más de dos mil citas de mis artículos, capítulos de libro y dos libros. Esa es mi producción. Tengo varios artículos que tienen arriba de 100 citas. Básicamente lo que ellos –los otorgantes del premio– hacen es una suma de todos y sacan lo que se llama “el factor h” para las personas más citadas. No es que nosotros nos registremos para concursar por el premio.

¿Sobre qué trata la mayoría de sus publicaciones?
He evolucionado a lo largo del tiempo; trabajé en la recuperación mejorada del petróleo, en síntesis de nano partículas poliméricas; después con materiales nano compuestos y ahora estoy trabajando en la ciencia que estudia el flujo de los materiales, cómo fluyen.

¿Es este el reconocimiento más importante que ha recibido?
No. Hay otros más importantes. Recibí el premio de la Academia de Ciencias, que me entregó el presidente Carlos Salinas de Gortari, en 1991; el premio Luis Elizondo, que entrega el Tec de Monterrey, por desarrollos tecnológicos y científicos, en 2008, y el Premio Jalisco de Ciencias, que fue el primero que se otorgó en el estado.

¿En qué momento se encuentra la ciencia en México?
Atrasada. Aunque hemos hecho progresos importantes, si nos comparamos en Latinoamérica con Brasil o con Chile, estamos bastante abajo, no se diga con Estados Unidos y Canadá, que son los gigantes del área.

¿Cómo se puede apoyar e impulsar el estudio de la ciencia?
Consiguiendo fondos. Es una actividad que tiene que apoyar el gobierno, tanto el federal como el estatal, y las empresas. Obviamente uno consigue también apoyos a través de organismos financieros internacionales, con convenios con profesores en Europa o Estados Unidos o Sudamérica para financiar los proyectos pero, en particular, sobre todo en nuestros campos, la industria tiene que aportar apoyos y hacer investigación, cosa que no se realiza en México. No es fácil conseguir fondos.
Jorge Emilio Puig, quien confesó que sigue siendo vago, dijo que en su tiempo libre le gusta leer y ver futbol –porque él también lo jugó–. Se declaró aficionado del Barca –su abuelo era catalán– y en general enfatizó que disfruta viendo el futbol europeo. “Yo no veo futbol mexicano… ni al Chicharito”.

Primera persona:
El doctor Jorge Emilio Puig es egresado de la Universidad de Guadalajara y ganador del premio Scopus 2010, que otorga el grupo Elsevier y Conacyt.

Artículo anteriorSara Isabel Quintero
Artículo siguienteNuevas rutas del transporte y alzas