El modelo educativo 2016

650

Uno de los siete ejes de la Reforma Educativa contempla el contar con un nuevo modelo de educación y una nueva propuesta curricular, por lo que entre agosto y septiembre de 2016 se llevaron a cabo foros de consulta nacionales y estatales para conocer la opinión de los mexicanos sobre cómo fortalecer las escuelas y apoyar el desarrollo profesional docente.

De las consultas se generaron tres documentos: el primero es la carta sobre los fines de la educación en el siglo XXI, que expone qué es lo que se busca con el nuevo modelo educativo y describe cuales son los logros esperados al término de cada nivel educativo en los distintos ámbitos de aprendizaje.

El segundo es el modelo educativo 2016, en el que se centra la mayor discusión, ya que constituye uno de los procesos de política educativa más accidentado hasta el momento, y que se articula en cinco ejes sobre el planteamiento pedagógico de la Reforma Educativa: 1) la escuela, el centro: 2) el planteamiento curricular; 3) formación y desarrollo profesional docente; 4) inclusión y equidad, y 5) la gobernanza del sistema educativo.

Entre los objetivos esperados se encuentra que los maestros, como profesionales de la educación, sean capaces de “aterrizar” el currículo de manera creativa en el aula, de acuerdo con el contexto en el que se desarrollen; también se propone una colaboración más eficaz entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y los principales actores en la educación, como son los padres de familia, sindicatos, gobiernos estatales, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, la sociedad civil y el poder legislativo. Llama la atención que se reconoce en el documento a un solo sindicato: el SNTE.

El tercer documento es la propuesta curricular para la educación obligatoria 2016, en el que se establece un planteamiento para la Educación Básica (primaria y secundaria) y Media Superior, con lo que se busca articular mejor los contenidos de toda la educación obligatoria y centrar la atención en los estudiantes así como en sus aprendizajes; se pretende además que haya mayor flexibilidad, es decir, que cada escuela contextualice el currículo según sus necesidades específicas. Sin embargo, la propuesta ha sido muy criticada por especialistas de todo México, a pesar de ello, la Reforma va.

No obstante, aun no quedan del todo claros algunos aspectos planteados, que son los que continúan en debate, por ejemplo, lo que respecta a las evaluaciones de los docentes; éstas implican el reconocimiento de la diversidad entre las diferentes regiones de México, por lo que los exámenes estandarizados para los maestros carecen de sentido.

Continúan habiendo factores que no han tenido espacio en la propuesta, como la corrupción que ha empobrecido el sistema educativo de manera significativa, por otro lado, aunque se menciona las posibilidades que pueden ofrecer las nuevas tecnologías de la información, la escasa o nula infraestructura de las escuelas, sobre todo en las rurales, impide que se cumpla el primer eje del modelo.

Sin duda hay propuestas relevantes que pueden ayudar a mejorar y avanzar en el tema educativo, pero hay factores que no se han previsto o no se han logrado cambiar para que pueda concretarse la Reforma y haya un cambio significativo en el sistema educativo, de lo contrario éste sólo quedará como una lista de buenos deseos, ya que su implementación se dará a corto tiempo de que concluya el sexenio.

Artículo anteriorCombatir la contaminación desde lo micro
Artículo siguienteAsaltos y robos