El Quijote V2.0

    203

    La Real Academia de la Lengua Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASAE) unen esfuerzos con YouTube para reunir una lectura polifónica de El Quijote. El proyecto consiste en que hispanohablantes voluntarios suban un video donde se dé lectura a un fragmento de esta parodia caballeresca.
    La iniciativa divide el clásico de Cervantes en dos mil 149 partes, de las cuales ya sólo quedaban unas 300 por asignarse (hasta el 25 de octubre), a pesar de que el banderazo inicial se dio apenas el pasado 30 de septiembre en la voz de Víctor García Concha, Presidente de la RAE.
    Ediciones baratas, empastadas, electrónicas, conmemorativas: los Quijotes que se muestran en los videos son tan variados como sus lectores: hombres, mujeres, jóvenes, viejos, con gafas, sin ellas o incluso invidentes se suman a marionetas, dibujos y distorsiones experimentales para recuperar por la vía tecnológica y la condición oral de este best-seller del siglo de oro, cuando la mayoría de la población era analfabeta y sólo algunos podían subirse a un banquillo de la taberna para leer en voz alta las desventuras de un pobre hidalgo loco que se creía caballero andante.
    Sin embargo, la guía oficial de esta lectura virtual ha sido la edición especial que publicaron hace unos años la RAE, la ASAE y la editorial Alfaguara, para celebrar su aniversario número 400.
    Publicado por primera vez en 1605, Miguel de Cervantes hizo una secuela diez años después para desmentir y contrarrestar una continuación apócrifa de 1614, donde un tal Alonso Fernández de Avellaneda se apropia del personaje y le da nuevas correrías.
    La convocatoria no tiene límite de fecha, pero sí de tiempo: después de solicitar un fragmento, el usuario tiene seis horas para grabar su video y subirlo al gran mosaico audiovisual que ya se puede consultar y reproducir en el sitio del proyecto: www.youtube.com/elquijote.
    Los consejos son simples: ensayar un par de veces antes de grabar, cuidar la pronunciación, que el fragmento sea exactamente el designado, que no se incluya publicidad y que el audio sea claro.