Celebran ciencia en el Musa

231

Cómo es posible que una botella de plástico con agua y aire pueda dispararse varios metros hacia arriba? Que un niño de ocho años entienda fuera de la escuela la física, temas como la presión del aire o de los líquidos es posible en los “Domingos de ciencia para niños”, organizado por el Museo de las Artes (Musa) de la Universidad de Guadalajara.
La organizadora de los talleres en el Musa, Hindra Medina, explicó que pretenden acercar a los niños al conocimiento científico mediante la diversión y experimentos, debido a que es importante que desde pequeños se relacionen con la cultura y a la vez salgan de un mundo rutinario. “Lo que pretendemos organizando talleres es acercar a los niños y a sus padres al museo. Les damos visitas guiadas, exhibiciones y les presentamos al museo y a sus artistas. La idea es que a partir de eventos muy simples, los niños construyan algo, les impacte y entiendan que eso es ciencia”.
Los talleres son gratuitos y se realizan durante los domingos de junio. Ahí, los pequeños científicos interesados en la física y en la ciencia tienen oportunidad de crear cámaras obscuras y entender de qué manera se desplaza la luz o qué efecto hace el ojo para poder ver. Mezclar ruidos y entender de diferente manera el sonido o aprender a construir y utilizar un telescopio son otras de las actividades educativas que formaron parte del taller.
Marcos Gómez es físico de profesión. Además es especialista en talleres y actividades de desarrollo y educativas para niños. Durante su trabajo en el Centro de Ciencias y Tecnología Planetario Severo Díaz Galindo, entendió que la mejor manera para que los niños aprendan las ciencias es que primero entiendan cómo funciona su entorno. Fue entonces cuando decidió impartir los talleres en el Musa. Por esa razón decidió dedicarse a enseñar física a los niños a través de simples experimentos que requieren de materiales sencillos: botellas, mangueras, jeringas o papel.

El hidrocohete
A una botella de plástico colocada en una base de metal, se le agrega agua y se tapa con un corcho. Posteriormente, con una bomba para inflar llantas se le echa aire hasta que el objeto sale disparado hacia arriba tomando una altura de varios metros. De acuerdo con Marcos Gómez, el objetivo de este experimento es que los niños entiendan que la presión del aire se comprime hasta salir por la válvula, provocando el lanzamiento.
“Los niños se sorprenden con el efecto que tienen los experimentos y les gusta. En los talleres no se aburren porque construyen, arman y aprenden. Si queremos en verdad cambiar la sociedad, hay que impactar a un niño. Hay que despertar en él el interés, que vean, busquen y se pregunten cómo funcionan las cosas”.
Este domingo 27 de junio se realizarán los últimos dos talleres gratuitos del “Domingo de ciencia para niños” con el tema “Construye tu telescopio”. Los interesados en acudir pueden apartar su lugar en el teléfono: 31 34 16 64 o acudir directo a las clases en un horario de 11:00 a 12:00 horas o de 12:00 a 13:00 horas. El cupo es limitado a 20 niños por sesión.