Buen cierre de 2004 en la danza universitaria

    215

    Para las agrupaciones de danza contemporánea de la Universidad de Guadalajara, 2004 fue un año positivo que les brindó la oportunidad de acercarse más al público con diversos proyectos.
    A Gineceo le pintó bien 2004 con Carmen, aunque para 2005 vislumbran más trabajo en torno a esta pieza, con coreografía y dirección de Adriana Quinto.
    Patricia Vega, administradora de la agrupación, comentó que luego de estrenar la obra en el teatro Degollado y presentarla en el Festival Internacional Cervantino, el Festival de danza de San Luis Potosí y el de Ciudad Juárez, les quedan varias ofertas para llevarla a escena.
    “Por ahora no tenemos nada claro. Son invitaciones que ya nos hicieron para ir a otros países y que surgieron a raíz de la presentación en Guanajuato. Sin embargo, queremos mostrar más la obra en Guadalajara, aunque para ello necesitamos un teatro grande que pueda acoger a todo el elenco, pues es necesario tomar en cuenta a los músicos, que tocan en vivo”.
    Vega comentó que el Cine teatro Diana podría ser una buena opción o el teatro Degollado, pero aún falta afinar detalles y ver qué tan disponibles estarán dichos espacios.
    “Mucha gente de aquí se quedó sin ver la obra. Por eso queremos presentarla. De hecho, ni siquiera pudimos tener invitados especiales, porque los boletos se agotaron”.

    Anzar

    La presentación de Eón o dos monograffitis-X (fragmento de la X centro del mundo), coreografía de Raúl Parrao, mantuvo a Anzar ocupado durante 2004.
    Rafael Carlín, integrante de la agrupación, destacó que uno de los logros más importantes para Anzar fue insertarse en la red de festivales, lo que les permitió bailar en distintos foros del país, como Mexicali, Tijuana, México y Morelia, además de continuar con las funciones en Guadalajara, durante su temporada en el teatro Experimental de Jalisco.
    “Fue un año excelente para el grupo en diversos aspectos. Pudimos tener la proyección que no habíamos alcanzado, creo yo, en muchos años. Mónica (Castellanos) y yo hemos estado al pendiente para darle ese enfoque. Entramos a la red de festivales, luego de insistir y apelar que el trabajo del grupo merece estar en cualquier foro nacional”.
    Entre las presentaciones fuera de la ciudad, sin duda sobresale su actuación en el premio que convocan el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Autónoma Metropolitana, pues la coreografía de Carlín, Silentes en alfa y omega, llegó a la final, gracias a lo cual Anzar tuvo el honor de bailar en Bellas Artes.
    El bailarín comentó que la participación del grupo en el certamen fue de trascendencia, pues les dio la oportunidad de conectar al público con el trabajo que esperan mostrar este año, acompañado de otras coreografías cortas (las cuales forman parte ya del repertorio de Anzar).
    En 2005 buscan rebasar las fronteras de México y llevar su quehacer artístico a otros países. Por el momento ya están en pláticas para presentarse en Alemania.
    Carlín añadió que este año planean una gran fiesta, pues celebran el décimo aniversario del grupo “Queremos montar una obra de creación colectiva, además de una función de gala para festejar”.