Zumba el dengue en Guadalajara

753
060721 CYR AFECTADOS POR LA INUNDACION DE LAS LLUVIAS EN LA COLONIA EL BRISE„O. FOTO GIORGIO VIERA.

Es una epidemia de dengue. Lo anterior lo reafirman especialistas de la Universidad de Guadalajara, al señalar que las 212 personas contagiadas hasta la primera quincena de octubre en la Zona Metropolitana, superan los casos esperados.
El cambio climático (con oleadas de calor más intensas que las de la costa), el alto número de precipitaciones, las construcciones abandonadas o interrumpidas y la acumulación de cacharros en azoteas han propiciado la reproducción del vector Stegomyia aegypti, causante del dengue.
Agregan que el problema es preocupante, pero la desinformación de la población y la falta de acciones efectivas del gobierno estatal para combatir la pandemia son más graves.
La Universidad de Guadalajara pone su grano de arena para prevenir más casos a través del Observatorio de la Salud con una campaña de información y concientización, en centros universitarios y preparatorias con la distribución de folletos informativos para el autodiagnóstico personal en caso de presentar los síntomas de la infección; eliminación de cacharros y también capacitarán al personal de protección civil de los centros universitarios.
Hasta el momento, algunas de las colonias más afectadas por el brote del dengue son: Víctor Hugo, Constitución, El Batán, Balcones de la Calera, Mesa de los Ocotes, Arroyo Hondo y La Martinica. Sitios donde abundan los baldíos, la concentración humana y la falta de servicios, lo que facilita la propagación de la enfermedad, indicó Miguel íngel González Castaño, geógrafo y especialista en salud pública.
Estas colonias se encuentran en Zapopan, que tiene ya 187 casos registrados. Este municipio “tiene una actividad de construcción masiva. Por lo regular, las obras negras tienden a presentar muchos lugares donde se pueda hospedar el mosquito para poner huevecillos. En las colonias en las que vemos gran afectación hay casas que no tienen enjarre o no están terminadas”, informó el jefe del Laboratorio de control de plagas urbanas, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), Jaime Santillán Santana. Lo anterior no quiere decir que el dengue no se presente en zonas residenciales.

Casos en números
Un boletín epidemiológico emitido por la Secretaría de Salud (SS) el 25 de septiembre informa la existencia de 49 casos de dengue clásico y uno hemorrágico, con lo que la entidad acumula 265 casos de la enfermedad en lo que va del año, de los cuales, 212 se presentaron sólo en la ZMG. Cabe señalar que de acuerdo al reporte histórico de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), durante el 2007 se registraron 532 casos en todo el estado. Sin embargo, existe un subregistro de casos. A decir de Marina de Jesús Kasten Monges, investigadora del CUCS, no se pueden calcular los afectados porque los galenos no reportan los casos. Además, muchas personas acuden a los servicios privados de atención médica.
Sobre este punto, integrantes del Observatorio de la Salud indicaron que los médicos no cuentan con la preparación necesaria para el diagnóstico de la enfermedad. Un ejemplo de ello es Mayra Ruiz Rodríguez, líder ciudadana de la colonia El Batán y quien sufrió dengue clásico. La mujer denunció que en su colonia se registra un alto número de casos y detalló que cuando sufrió los síntomas de la infección no recibió la atención necesaria, porque los doctores que la atendieron le diagnosticaron desde una infección estomacal, en la garganta y en la orina, hasta fiebre tifoidea, pero nunca dengue. “No he tenido la atención adecuada, porque simplemente no hay quién nos diagnostique bien. Me recetaron más de seis antibióticos, entre ellos paracetamol. Le puedo sacar al señor secretario de Salud [Alfonso Gutiérrez Carranza] más de 300 casos [de dengue] en una sola calle, en la colonia El Batán”. Además de ella, su padre y una tía también enfermaron.
Ezequiel Magallón, experto en etmología del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS ), comentó que el brote no será fácil de combatir, debido a que no existe vacuna o medicamento eficiente para tratarlo, los síntomas que presenta (fiebre, dolor de ojos y de cabeza), pueden ser confundidos con otro padecimiento y los insecticidas que se manejan para fumigar no son efectivos como antes, puesto que el mosquito se ha desarrollado y cada día es más resistente.

UdeG vs dengue
Mediante la articulación de esfuerzos de la Universidad con la SSJ, la sociedad en general y los medios de comunicación, el CUCS se propone combatir la epidemia con la campaña “La UdeG enfrenta al dengue”. El presidente del Observatorio de la Salud, Marco Antonio Castillo Morán, dijo que el Observatorio propone un modelo integral para enfrentar el dengue, programa basado en la orientación de acciones al ambiente y hacia el vector, entender el comportamiento del virus y de la enfermedad, la epidemiología, la participación de la comunidad y los elementos básicos de la política pública. Para lograrlo, el CUCS dispone de un laboratorio que detectará patológicamente el problema y lo atenderá. En el laboratorio trabajan expertos en epidemiología, en salud comunitaria, y en plagas.
El rector del CUCS, Víctor Manuel Ramírez Anguiano, señaló que es fundamental la participación de los medios de comunicación, porque es un problema de todos. Además que debe concientizarse a la población sobre este problema de salud ambiental. No se trata de suplir a la Secretaría de Salud, sino apoyar la campaña. “¿En qué consiste la estrategia? Es simple: hay que concentrar a todos los sectores y actores […] y hacer una estrategia integral”.
Los especialistas añadieron que las acciones de las autoridades han fracasado porque se han implementado tarde, cuando ya se ha presentado el dengue y una prueba de ello es que una mujer falleció a causa de dengue hemorrágico.
Uno de los problemas es que la Secretaría de Salud espera tener casos confirmados. “Si una persona presenta todos los síntomas, no es tratado hasta que no se tiene la certeza de que tiene dengue. El resto de la familia puede presentar los mismos signos sin asistir a los servicios de salud. Lo que ocurre ahí es una explosión”, dijo González Castaño.
Ante esta epidemia sugirió que los ciudadanos ejerzan las medidas de prevención necesarias para evitar más casos y esperar la inminente entrada de temperaturas frías, que será un factor clave para que el problema desaparezca.

Un placebo oficial de 50 millones

La Secretaría de Salud de Jalisco solicitó al gobierno federal una partida presupuestal de al menos de 50 millones de pesos para combatir el problema e incrementar el número de brigadistas que trabajan en los programas de descacharrización y fumigación. Para Jaime Santillán Santana, jefe del Laboratorio de control de plagas urbanas, del CUCBA es insuficiente. “Es un inicio, pero hay que tomar en cuenta que estas campañas son carísimas. Los equipos de aplicación y los productos son muy costosos. Es como un desenfriol [sic] para el problema. Necesitan más equipos, más productos y más personal. No es suficiente, yo creo que si le aumentan dos ceros más estaremos hablando de un esfuerzo bastante loable”.
El experto indicó que cada litro de fumigante tiene un costo de entre 600 y 700 pesos y rinde para sólo cuatro cuadras. Además, el equipo para aplicarlo con una capacidad de 20 litros tiene un costo de aproximadamente 60 mil pesos. Agregó que es necesario fabricar insecticidas bio-racionales. “No estamos seguros de que los productos que se estén manejando, realmente logren la penetración hacia el interior de los hogares. Necesitamos buscar productos que tengan un mayor uso y una residualidad que, al mismo tiempo, no sea peligrosa para la comunidad”.

Artículo anteriorJade Ramírez
Artículo siguienteTeórico del transporte público