¿Una academia para qué?

La AMACC está haciendo un esfuerzo para establecer puentes con la comunidad cinematográfica y acercar el cine mexicano a distintos públicos

Contrario a lo que pudiera pensarse, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) no es un círculo cerrado, de difícil acceso, que sólo se dedica a entregar unos premios; es un organismo que realiza labores de difusión, investigación, preservación, desarrollo y defensa de las artes y ciencias cinematográficas.

En el panel “¿Una academia para qué?”, la guionista y escritora Marina Stavenhagen explicó que la AMACC busca establecer puentes de contacto con la comunidad cinematográfica, que cada día crece.

Dijo que Guadalajara es un foro ideal para contar y promover lo que hace la AMACC. En términos de difusión, trabajan en proyectos como ciclos de cine itinerantes. “La academia busca no sólo los recursos, sino las alianzas para que el proyecto de difusión crezca. Estamos buscando hacer un esfuerzo por acercar el cine mexicano que se hace en el año a distintos públicos y acercar a la comunidad toda esta reflexión de cómo nos afecta lo que pasa en el contexto de la cultura del cine”, añadió Stavenhagen.

Cuando se dice que la academia se involucra en la defensa del cine mexicano no es una bandera, especificó, tiene que ver con lo que hacen todos, ya que está al servicio de causas como el qué es lo que interesa y qué es lo que conviene como creadores y cineastas.

El director y productor Roberto Fiesco dijo que a la academia le gusta abrir la discusión, escuchar e incluir a la gente, y construir una idea de comunidad.

“En los últimos años nos hemos concentrado en investigación histórica, que nos ha preocupado y hemos tratado de crear una colección de publicaciones que se llama Textos de la academia para homenajear a personalidades a las que, año con año, se les entrega el Ariel de Oro”, apuntó. 

La productora Erika Ávila compartió que otras acciones que realiza la AMACC en materia de preservación es la colaboración que tiene con la Filmoteca de la UNAM, con el objetivo de restaurar y presentar diverso material al público y a las futuras generaciones.

Samuel Kishi, director y miembro activo de la academia, destacó la pluralidad que existe en su interior, ya que gracias a eso ahora se ve lo que pasa en otros lugares del país, y muestra de ello es que Guadalajara será sede de la entrega de los premios Ariel el próximo 7 de septiembre.

La moderadora del panel fue la productora Inna Payán, quien expresó que la academia trata de trabajar sobre políticas públicas para mejorar el ecosistema audiovisual; en ese sentido, han tratado de laborar con aspectos como la Ley de Cine, que aún no se aprueba y tiene la finalidad de fortalecer al sector cinematográfico.

 

MÁS NOTICIAS

Post Views: 223