La noche sin retorno

634
GDL91001119. La agrupación británica Depeche Mode, se presenta esta noche en la Arena “VFG” de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. NOTIMEX/FOTO/LUIS FERNANDO MORENO/FRE/ACE/

Una interminable fila de autos fue para muchos la antesala del concierto de Depeche Mode. ¡Corre que ya empezó!, se escuchaba gritar en los alrededores de la Arena VFG, mientras que algunos todavía intentaban conseguir algún boleto en la reventa. Casi tres décadas de espera quedaron atrás para Guadalajara, cuando en medio de una noche repleta de emociones, se dejaron oír los sonidos del Universo.
Tras un estruendo, el público dio la bienvenida a Dave Gahan, Martin L. Gore y Andy Fletcher. El primer disparo fue certero, “In Chains” conectó con firmeza sus acordes para dejar en claro quién es Depeche Mode. La voz de Dave Gahan entonaba: “The way you move, has got me yearning, they way you move, has left me burning, I know you know what you’re doing to me, I know my hands will never be free, I know what it’s like to be, In chains”.
Simultáneamente en una gigantesca pantalla de leeds, apareció la imagen de una mujer caminando desesperadamente y encerrada en un círculo, sus pasos no lograban conquistar rumbo alguno. Sobre los extremos, el rostro de un adolescente y el de un anciano se traslapaban para después formar un semblante idéntico.
Entre las miradas aún atónitas del público, Martin L. Gore comenzó a transmitir un sonido electrizante con su guitarra, el compositor principal del grupo se mantuvo preciso y consiguió como respuesta fervientes aplausos.
Así fue como llegó el turno para “Wrong”, canción que se encargaría de marcar una noche sin retorno. Dave Gahan se posesionó como es costumbre del escenario y de esta manera comenzó a seducir a la multitud que en momentos parecía creer que se trataba de un sueño.
El encuentro prosiguió con grandes canciones, como “Fly on the Windscreen”, todo un clásico proveniente del álbum Black Celebration. Sin embargo, la reacción más emotiva vendría con la interpretación de “Enjoy the Silence”.
El concierto tuvo la cualidad de unir a más de una generación, muchos de los que estuvieron presentes aún no nacían cuando “Personal Jesus” revolucionó al mundo con su incisiva propuesta musical. De esta manera padres e hijos pudieron comulgar con la banda oriunda de Basildon.
Al día siguiente, los diarios más populares mencionaban en sus titulares la magnitud de este concierto —que se distinguió por un magnifico sonido y que sin duda alguna abre un nuevo panorama para Guadalajara— nombrándolo como un hecho histórico.

Y en el Foro Sol…
Depeche Mode se presentó el 3 de octubre en la Ciudad de México ante un Foro Sol totalmente lleno. Se calcula que el número de asistentes fue casi cuatro veces mayor al de Guadalajara. Desde antes que anocheciera comenzaron a llegar oleadas de sus fieles seguidores, quienes aguardaban impacientes. Así, de la terminal “Ciudad deportiva” del Metro emergían continuamente personas que provenían de diversas partes del país.
En los alrededores del foro se podía encontrar una gran variedad de mercancía pirata relacionada con Depeche Mode: playeras, sudaderas, carteles, tazas, encendedores, llaveros y gorras. Dentro del recinto se ofertaba mercancía oficial, entre lo más solicitado se encontraron las playeras y el programa del tour
Al caer por completo la noche y con los ánimos encendidos, apareció la banda regiomontana Quiero Club, que se encargó de iniciar la sesión musical sin recibir demasiada atención. Pese a ello, el grupo mantuvo una buena actitud para dar paso a Depeche Mode.
Fue entonces cuando un sonido ensordecedor envolvió a todo el Foro Sol y como si fuera un polvorín el público ardió desde la primera nota musical emitida. Dave Gahan, Martin L. Gore y Andy Fletcher lo volvían a conseguir. Después de algunas canciones tocó el turno para “Walking in my shoes”. En la parte superior de la pantalla un enorme ojo vigilaba a un cuervo completamente encolerizado.
Posteriormente, “Policy of Truth”, “In Your Room” y “I Feel You”, dieron paso a “Never Let Me Down Again”, en donde Dave Gahan convocó al rito de mover de lado a lado los brazos, en ese instante una bandera de México le fue lanzada al escenario y se produjo una sonora ovación.
El primer encore inició con la canción “Somebody”, este clásico interpretado por Martin L. Gore puso a delirar a todos los convocados. Continuaron “Stripped” y la siempre poderosa “Behind The Whell”. El cierre del concierto ocurrió con “Personal Jesus” y “Waiting for the Night”, en esta última canción Gahan y Gore se unieron para conseguir una interpretación que seguramente quedará para el recuerdo.

Artículo anteriorJustyna Tomczak
Artículo siguienteColaboración microbiana