Inmolación

1041

Nora y Jorge van a jugar a quitarse la vida. Ambos, pese a provenir de estratos sociales y de países diferentes, convergen en la misma red social digital para suicidas. Nora quiere llamar la atención de su madre, quiere tomarse todas las pastillas y que por primera vez alguien se preocupe por ella; Jorge es el cuatro ojos de la clase, un migrante latinoamericano hijo de un taxista en España, cansado de las burlas y el desprecio. Ambos quieren combatir la soledad, ambos buscarán la misma salida.

En Inmolación, frente al público, la escenografía simple y la palabra como único vestuario, se abrirán las interrogantes respecto al suicidio y su relación con las nuevas tecnologías. El drama de la soledad, los deseos incumplidos y, en fin, eso que los adolescentes sufren todos los días son los temas centrales de la obra escrita por Enrique Olmos de Ita en el 2008 y llevada a escena por el grupo Más Teatro.

El director, Fausto Ramírez, apropió el texto a escena con la finalidad de “acercarnos al adolescente para hablar de este tema que puede parecer delicado, pero hablar de él desde otra perspectiva”. La obra está dirigida para jóvenes adolescentes, un grupo vulnerable con una tasa alta de intentos de suicidios en México.

El reto, según comentó el director, es abordar en el escenario los datos duros de la situación preocupante de suicidios adolescentes con el humor negro y con la tragedia que se balancea en el guión escrito por Olmos de Ita y que, por su tono lúdico, esperan sea ideal para presentarse a un público joven, no siempre asiduo al teatro.

En cuanto a la actuación que realizan Scarlett Garduño y Alan Gutiérrez, de quien tiene más de veinte años, según comenta Garduño, el reto es que “realmente crean lo que estamos tratando de decirles aunque nosotros ya no seamos adolescentes, de repente tendemos a verlos como si estuvieran confundidos, como si no supieran lo que piensan o dicen, pero nosotros queremos que sepan que tomamos en serio lo que dicen y que sus preocupaciones le importan a alguien”.

La obra, según Fausto Ramírez, “tiene la consigna de hablar del tema de frente, no esquivarlo, no tratarlo desde afuera, sino de profundizar en él y verlo desde sus muchas caras”. Esta es una de las tres obras escrita de Olmos de Ita que Ramírez lleva al teatro para jóvenes: “El asunto es no intentar acercarnos a ellos como si nosotros mismos nunca hubiéramos sido adolescentes; esta no es una situación extraordinaria, siempre hemos tenido a los jóvenes suicidas, ahora el asunto son las redes sociales y debemos buscar una manera de acercarnos a ellos, llegarles de verdad y prevenir esta situación en quienes tenemos alrededor”.

PRESENTACIÓN
Sábados y domingos de septiembre. 19:00 y 18:00 respectivamente. General $ 100.00. Estudiantes, maestros, egresados y personas de la tercera edad. Boletos a la venta en taquillas del Teatro Diana de Lunes a Domingo de 11.00 h a 20.00 h. Se aceptan tarjetas de crédito y débito. Informes de costos de boletos 3614 7072. Si desea boletos de discapacitados debe acudir directamente al Teatro Diana.

Artículo anteriorEl «Art Nacó» es chido y está de moda en el Museo de las Artes
Artículo siguienteInicia la segunda Semana del Diseño en CUAAD