Después del huracán “Patricia”

1055

Pese a que los pronósticos de distintas voces académicas y de gobierno preveían un desastre, finalmente la llegada —el viernes— a Jalisco del huracán “Patricia” tuvo consecuencias muy leves de acuerdo a lo que se esperaba, y de estar en un primer momento catalogado como categoría 5 terminaría por degradarse a tormenta tropical y a desviarse ya sin mucha fuerza hacia otras partes del país. Sin embargo, no sería sin la pronta y precautoria intervención de las diferentes áreas de gobierno de Jalisco y de la propia Universidad de Guadalajara, que se pudo contribuir a que el evento llegara a buen término, y en el caso de la comunidad universitaria en total saldo blanco y con afectaciones mínimas a sus instalaciones.

En entrevista en el Noticiero Señal Informativa de Canal 44, el Rector General, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla dijo que “sólo se tenían reportes de daños leves” en las instalaciones universitarias, por lo que se encontraban “en condiciones de operar sin ningún problema”, así como de reanudar actividades en toda la universidad este lunes, pero sin dejar de estar en colaboración con quienes estuvieran afectados.

Daños menores
Luego del paso del huracán “Patricia” por el estado de Jalisco, las autoridades universitarias de esta Casa de Estudio reportaron escasas afectaciones a los planteles de toda la entidad.

El rector del Centro Universitario de la Costa, Marco Antonio Cortés Guardado, dijo que se tomaron todas las medidas necesarias para el resguardo de las instalaciones del centro.

“Por fortuna no pasó a mayores, y fue una tormenta que podríamos calificar de normal en comparación con otras que han afectado la zona, así que no hubo afectaciones al centro universitario”.

Al cierre de esta edición (25 de octubre) dijo que espera que se reanuden las actividades este día lunes, y que el CUCosta funcionó como centro de acopio para damnificados de otras regiones.

Por su parte, el rector del Centro Universitario de la Costa Sur, maestro Alfredo Tomás Ortega Ojeda, declaró que este evento fue “extraordinario e intenso, con vientos muy violentos”,  y las dos sedes del campus —en Autlán y Cihuatlán— se evacuaron y se tomaron las medidas pertinentes.

Destacó que “los daños son mucho menores de lo que se pudo haber esperado”. En la sede principal sólo cayó un árbol, pero en la parte exterior de la barda perimetral, y dos más dentro del campus pero en el césped, además de un par de luminarias, pero “no hay daños mayores”, así que “el impacto fue mínimo”.

En cuanto a la sede de Melaque, subrayó que se detectaron “algunas goteras y daños leves en tejados provisionales, pero no hubo daños a personas ni equipos. El barco que está anclado en la laguna de Barra de Navidad sólo se movió unos metros porque sus anclas soportaron bien, y no alcanzó a derivar o a chocar contra otro objeto. En la estación científica de Las Joyas se evacuó a todo el personal, y tampoco hubo daños”.

Ortega Ojeda dijo que gracias a las medidas tomadas “los daños fueron verdaderamente mínimos”. Resaltó que están en contacto permanente con las autoridades locales, y que se prestó ayuda con vehículos universitarios para el traslado de personas a los albergues instalados por el ayuntamiento y protección civil. Además, la cancha de basquetbol del centro universitario en Autlán fue habilitada para tales efectos, pero no fue necesaria. Este lunes reinician actividades con normalidad.

Por su parte, Ricardo García Cauzor, Rector del Centro Universitario del Sur, con sede en Ciudad Guzmán, informó que en esas instalaciones albergaron a 21 personas de la colonia Chuluapan, a quienes se les proporcionó cena y desayuno; y personal de la Clínica-Escuela atendió algunos casos de fiebre.

En cuanto a afectaciones al campus sólo se trató de árboles y lámparas caídas que dañaron parte de la barda perimetral, pero todo está ya bajo control. El fin de semana pasado continuó de guardia el grupo de respuesta rápida, integrado por estudiantes y profesores de la carrera de Seguridad Laboral, Protección Civil y Emergencias, en coordinación con las autoridades del Ayuntamiento de Zapotlán.

Los planteles del Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la UdeG reportan daños materiales mínimos y están en condiciones para reanudar labores este lunes 26, así lo informó el director general del sistema, maestro Javier Espinoza de los Monteros Cárdenas.

Añadió que los daños se resumieron en la caída de árboles y letreros, filtraciones de agua, paredes húmedas y cristales rotos en las escuelas preparatorias regionales de Puerto Vallarta (con módulos El Tuito, Ixtapa, José María Morelos, Pino Suárez y Tomatlán), Cihuatlán (con módulos San Patricio Melaque y Miguel Hidalgo) y Casimiro Castillo (Villa Purificación, La Huerta, Cuautitlán y Ayotitlán); además de la Preparatoria Regional de Autlán y el Módulo Mascota (perteneciente a la Preparatoria Regional de Ameca).

Para el caso de la Preparatoria Regional de Autlán, Espinoza de los Monteros precisó que Servicios Generales apoyará a la brevedad para reparar los daños ocasionados por el desprendimiento del cristal de un edificio, el cual deshabilitó áreas como la biblioteca, el laboratorio de cómputo y algunas oficinas administrativas y académicas.

La Preparatoria Regional de Puerto Vallarta y su módulo El Tuito funcionaron como albergues; atendieron a 800 y 35 personas, respectivamente. Los refugiados pasaron la noche del viernes en estas escuelas y evacuaron la mañana de este sábado.

El director del SEMS señaló que para el caso de Puerto Vallarta, la mayoría de las personas fueron turistas que se hospedaban en este destino de playa.

Artículo anteriorSaldo blanco y daños leves en instalaciones universitarias
Artículo siguienteInformes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública