Depeche Mode acústica universal

910

ÉDGAR CORONA

Depeche Mode se presentará por vez primera en Guadalajara, como parte del Tour of the universe, su décima gira mundial. El grupo que integran Dave Gahan, Martin L. Gore y Andy Fletcher, comenzó sus conciertos en mayo pasado. No obstante, varias de las fechas subsecuentes para Europa tuvieron que ser canceladas de improviso por los serios problemas de salud que enfrentó Dave Gahan.
Este incidente fue superado hace un par de meses y Tour of the universe ahora mantiene su curso por América. De esta manera, el próximo 1º de octubre Depeche Mode, uno de los grupos más influyentes de las últimas décadas, llegará a la arena VFG, dispuesto a entregar su música.
En la Ciudad de México, Depeche Mode actuará oficialmente por tercera ocasión. Los conciertos serán el 3 y 4 de octubre, en el Foro Sol. Monterrey está programado para el 6 de octubre. Tour of the universe continuará por Costa Rica, Colombia, Perú, Chile y Argentina.
A esta gira la mueve el disco Sounds of the universe, que fue lanzado en abril de este año. El proceso para su elaboración no resultó sencillo: la idea era crear una “máquina imposible”. Utilizaron antiguas cajas de ritmo y sintetizadores analógicos, elementos que se unieron de forma efectiva a la nueva tecnología. Algunos de los sintetizadores empleados en Sounds of the universe fueron un Synthacon Steiner Parker, fabricado a principios de los años setenta y un Triple R, legendaria máquina utilizada principalmente por grupos de rock progresivo.
El álbum posee temas con temperamento, varios de ellos escritos por Dave Gahan, quien desde Playing the angel se ha involucrado en este terreno.

Historia llena de canciones monumentales
La trayectoria de Depeche Mode es fructífera y se encuentra repleta de transformaciones e ideas de avanzada en la manera de hacer música. Al mismo tiempo, el grupo ha tenido que afrontar críticas y momentos complicados, situaciones que finalmente se traducen en aprendizaje y actitud. Casi tres décadas de trabajo se fundamentan en producciones discográficas sustanciales para la cultura popular y la industria de la música. Depeche Mode ha logrado seducir a millones de personas con canciones que poseen la cualidad de perdurar a través del tiempo.
El grupo surgió en los inicios de los ochenta, en Basildon, Inglaterra. En ese instante lo conformaban Vince Clarke, Martin L. Gore, Dave Gahan y Andy Flethcer. “Queríamos ser como The Cure”, dijo sonriente en alguna ocasión Vince Clarke, miembro que fue considerado el líder y compositor.
Speak & speall es el primer álbum de Depeche Mode y fue grabado en 1981 para Mute (sello de toda su carrera). Compuesto por una serie de canciones de corte electro pop, tuvo una buena recepción por parte del público, no así por los críticos, que simplemente no lo tomaron en serio. La relación con la música electrónica nació fortuita. El mismo Dave Gahan asegura que esto fue por la comodidad que ofrecían los sintetizadores. Tras una breve gira por su país, Vince Clarke decidió abandonar a Depeche Mode y crear su propio proyecto, Yazoo. Clarke posteriormente daría vida a Erasure.
Al quedarse sin compositor principal, Martin L. Gore asumió esta responsabilidad. Su segunda placa, A broken frame, editada en 1982, inauguró una etapa de transición. El grupo colocó un anunció en la revista Melody maker, para buscar alguien que tocara el sintetizador en sus actos en vivo. Después de una serie de audiciones, Alan Wilder –un músico en potencia– fue elegido.
A broken frame es para Martin L. Gore el peor disco de Depeche Mode. Considera que las canciones no lograron un concepto integral. “Éramos tan jóvenes y estúpidos que acabábamos haciendo todo lo que nos proponían”. Construction time again, de 1983, es el disco que sentó nuevas bases musicales dentro del grupo y lo llevó a otras dimensiones. El single “Get the balance right!”, comenzó a ser programado en clubs alternativos de Detroit y despertó interés. Alan Wilder comenzó a involucrarse en las composiciones, lo que significó una valiosa aportación. En Constuction time again se utilizaron samplers, convirtiéndolo en un verdadero suceso. La prensa, que les había dado la espalda en sus inicios, ahora publicaba sólo elogios, nombrando al grupo como “Los bolcheviques de Basildon”.
Al año siguiente (1984) aparecería Some great reward. Depeche Mode se trasladó a Alemania para grabar este disco que logró un sonido contundente, contagiado sobremanera por la atmósfera política que se vivía en ese país.
La agrupación logró cohesión musical. Martin L. Gore se definía como el compositor del grupo y Dave Gahan se consolidó como front man. Some great reaward arrojó la canción “People are people”, que consiguió penetrar en Estados Unidos y se colocó como éxito.
En 1986, Black celebration, un trabajo oscuro y arriesgado, no resultó digerible, a juicio de algunos directivos de su disquera. A pesar de ello la producción incluyó una serie de temas que ahora son considerados de culto, entre éstos el propio “Black celebration” y “Stripped. El álbum Music for the masses surgió después de la primera mitad de los ochentas y significó una revolución para la música moderna. Depeche Mode se colocó como una de las agrupaciones más propositivas para el mercado internacional. Music for the masses incluyó temas trascendentes, como “Never let me down again”, “Strange love” y “Behind the wheel”.

La transición en los noventa
Esta década fue inaugurada por Violator, disco que para muchos es la mejor obra de Depeche Mode. El sencillo “Personal Jesus” arribó como número 1 en las listas de popularidad alrededor del mundo y consiguió vender un millón de copias. Alan Wilder realizó una buena mancuerna con Flood, productor de Violator, y dieron un giro a varias de las composiciones de Martin L. Gore, entre éstas “Enjoy the silence”, que inicialmente fue una balada ligera y terminó como un corte de acentuados rasgos de electrónica fina. Con Violator se dio una notable transición hacia los terrenos del rock mediante el uso de guitarras.
En Songs of faith and devotion, la agrupación implementó aún más distorsión y por primera vez utilizó batería. El trabajo resultó fundamental para que Depeche Mode diera un cambio y se renovara. Al finalizar la extensa gira y tras años de trabajar juntos, Alan Wilder decidió separarse del grupo. Para ese momento la relación entre sus miembros era imposible, situación que empeoró por la adicción a las drogas de Dave Gahan.
En este nuevo camino y después de años de experiencia, surgieron las producciones Ultra, Exciter, Playing the angel y Sounds of the universe, grabaciones atrevidas que trajeron consigo nuevos creyentes y constataron fielmente que Depeche Mode se mantiene como un grupo único.
Dave Gahan, Martin L. Gore y Andy Fletcher lograron reunir el 4 y 5 de mayo de 2006, en la Ciudad de México, a más de 120 mil personas. Ahora toca el turno al público de Guadalajara, que podrá disfrutar de esta leyenda y demostrar si realmente se ha dado paso firme a los grandes conciertos.

Artículo anteriorDictamen de admisión SEMS ciclo 2010-A
Artículo siguienteMi primer experiencia con La gaceta