Dengue o no dengue… este es el problema

1412

El diagnóstico que entregaron el 9 de septiembre a Eunice Cadena, en el Centro Médico de Occidente, indica una “infección en las vías respiratorias altas”. Para llegar a esta determinación el médico, además de realizar el examen clínico, aplicó a la paciente una prueba rápida de influenza y una biometría hemática, un análisis de la sangre para identificar si existía una baja en las plaquetas y en los linfocitos, indicador de la probable presencia del virus del dengue.

El doctor confirmó su diagnóstico, a pesar de las protestas de Eunice. “Yo le dije al doctor: a ver, pero no tengo dolor de garganta y no tengo dolor de oídos, a lo que me contestó que había salido bien en la biometría hemática, por lo que si no me dolía el estómago y no tenía las plaquetas bajas, entonces no era dengue”.

Sin embargo, la paciente seguía con más de 40 grados de temperatura y dolores difusos en todo el cuerpo, por lo que acudió con su médico particular, quien le dijo que todos sus síntomas apuntaban al dengue. Por esto la envió a un laboratorio particular, donde le aplicaron la prueba anticuerpos anti-dengue, que confirmó la positividad de la enfermedad.

“Regresé al Seguro Social y le pregunto al doctor, ¿por qué desde un principio no hacen esta prueba? Entonces me dijo que se estaban tardando hasta 20 días en enviarle los resultados. Desconozco si el Seguro Social no tenga esta prueba o si sea muy caro el equipo para hacerla, pero no es la que están realizando”, especificó la entrevistada.

Esta duda en el IMSS no quisieron despejarla. A pesar de los reiterados intentos realizados por este medio para conocer qué tipo de pruebas efectúan en la detección de casos de dengue, nos contestaron que no pueden darnos información. El motivo: sencillamente que no la tienen y que no hay epidemiólogos disponibles para hacer una entrevista, porque “andan vueltos locos” en la atención de muchos casos.

La Secretaría de Salud asegura que a todos los casos confirmados les aplicaron las pruebas anticuerpo anti-dengue, que como reconoció la misma dependencia, se realiza a solamente un 30 por ciento de las muestras.

“Se hace una prueba de serología, que implica tomar sangre al paciente. Se manda al laboratorio estatal y el suero de este paciente es sometido a una prueba distinta, dependiendo de los días de evolución que el paciente lleva. Si éste empezó su fiebre en los primeros cinco días, cuando va a consulta se hace una prueba que se llama NS1, que detecta anticuerpos en forma temprana. Si ya pasaron cinco días de que el paciente inició con la fiebre, buscan anticuerpos IgM, explicó al respecto Lucía Salazar Montes, jefa del departamento de epidemiología de la Secretaría Salud Jalisco.

¿Entonces los casos del IMSS, que supuestamente están incluidos en las cifras oficiales, cómo se determinan y contabilizan? “Esto tienes que verlo con ellos. Porque la Secretaría de Salud no está procesando las pruebas del IMSS. Ellos tienen su laboratorio de referencia epidemiológica y suben sus casos a una plataforma de información, en internet. En forma automática nosotros la conocemos, porque revisamos esta base de datos. No tienen que enviarnos nada”, argumentó Salazar Montes.

Si no existe una comunicación directa entre estas dos dependencias de salud, menos la hay con los hospitales y laboratorios particulares. “Si una clínica o un hospital particular ven a un paciente probable con dengue, tienen que notificarlo a la Secretaría de Salud, pero también hay laboratorios particulares que están realizando esta prueba. Yo desconozco cuáles. No cualquier hospital puede tener el equipo para realizarla”, reconoció la jefa de epidemiología.

Tampoco en las estructuras de salud públicas realizan estas pruebas. El doctor Samuel Altamirano, epidemiólogo de la Cruz Roja mexicana, confirmó que ellos aplican solamente el examen clínico y la biometría hemática para diagnosticar casos de dengue. Agregó que “si algún paciente quiere realizar la prueba confirmatoria, de antígenos o anticuerpos antidengue, lo remitimos a un laboratorio privado. Sin embargo, prácticamente ninguno de nuestros usuarios acude a hacérsela, ya que en su mayoría son de bajos recursos y la prueba cuesta alrededor de mil 200 pesos”.

Eduardo Rodríguez Noriega, jefe del servicio de infectología en adultos, del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, comentó que “el asunto es que las pruebas que se tienen que hacer, aun si están disponibles comercialmente, son caras, y como esta es una enfermedad reportable y transmisible por vectores, las secretarías de salud, federal y estatal, son las responsables por ley de hacer el diagnóstico definitivo”.

Confirma que “las pruebas que se hacen en el Hospital Civil se basan en hallazgos indirectos, como es lo que ocurre en un examen general de la sangre, y luego mandamos las muestras de suero a la Secretaría de Salud”.

Con respecto a la importancia de definir y contabilizar con precisión los casos de dengue, el director del Observatorio de la Salud de la Universidad de Guadalajara, Marco Antonio Castillo Morán, explica que “en el abordaje de la prevención y control del dengue hay elementos básicos para poder conocer, intender y atender la problemática”.

En primer lugar, añade Castillo Moran, es fundamental definir que es un caso y por ello “se requieren tres indicadores: el clínico, el laboratorial y el epidemiológico”.

Sobre estos elementos se funda la investigación epidemiológica, que, concluye Castillo Morán, “la Secretaría de Salud no está realizando, aunque debería hacerlo, por lo que no se está siguiendo el protocolo adecuado para completar esos tres indicadores indispensables para fundamentar políticas preventivas y de intervención efectivas para contrarrestar la epidemia”.

Artículo anteriorRogelio Villarreal
Artículo siguienteCero y van dos