Rinden homenaje a 343 trabajadores

    772

    Los actuales dirigentes del Sindicato íšnico de Trabajadores de la Universidad de Guadalajara (SUTUdeG) han sabido hacer una inteligente defensa de los intereses de sus agremiados, sin confrontaciones con la máxima casa de estudios de Jalisco, gracias a lo cual han generado un ambiente no común en el escenario del país, de certidumbre laboral y de suma de esfuerzos con las autoridades para que la gestión de mejores condiciones en beneficio de los trabajadores sea una realidad, dijo Tonatiuh Bravo Padilla, vicerrector ejecutivo de la Universidad de Guadalajara.
    El miércoles 8 de junio, durante su intervención en la ceremonia de entrega de reconocimientos a 343 empleados administrativos por sus 20, 25 y 30 años de servicio, efectuada con motivo del Día del trabajador universitario, el vicerrector, en representación del Rector general, José Trinidad Padilla López, señaló que mientras otras instituciones y grupos gremiales en México padecen el agotamiento de sus sistemas de jubilaciones y pensiones, en la Universidad de Guadalajara se han dado pasos firmes para que con la aportación de todos sea posible salir adelante.
    En el evento, que tuvo lugar en el auditorio Roberto Mendiola Orta, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Raúl Bernal Lomelí, secretario general del SUTUdeG, expresó que la educación pública es considerada, entre los grupos más radicales que controlan el gobierno federal, como un peligro, ya que constituye el medio por el cual millones de mexicanos podrán lograr mejores condiciones de vida, lo que desde su obtusa visión pondría en riesgo el sistema de bienestar exclusivo y elitista del que solo ellos gozan.
    “A quienes desde el absurdo visualizan un país de empleados de empresas trasnacionales, con mano de obra barata y eventual, oponemos las armas de la razón, con la que justamente la educación pública nos ha dotado. Pugnamos por un México que reconozca los recursos humanos como su mayor riqueza y por lo tanto invierta en ellos”.
    Bernal Lomelí pidió un desarrollo nacional basado en un sistema de educación pública moderno, duradero y eficaz, pero sobre todo suficiente.
    A nombre de los trabajadores administrativos exigió que el ejecutivo federal abandone su política de ataque contra las instituciones de educación superior pública y que por el contrario otorgue recursos financieros para garantizar plenamente el derecho del pueblo a la educación en todos sus niveles.
    “La comunidad universitaria será siempre un baluarte en la defensa del modelo de universidad crítica, democrática y popular que México necesita”.
    En representación de los trabajadores administrativos homenajeados, habló Gloria Aguirre Cázares, quien manifestó llevar 20 años de servicio en la Universidad de Guadalajara y agradeció el reconocimiento que la UdeG entregó a ella y a todos sus compañeros.

    Visita tu página www.sutudeg.org.mx.

    Artículo anteriorMaurilio Montoya
    Artículo siguienteAcerca de Mexworks