Departamento de Madera Celulosa y Papel

    1035

    Cada año cuando el gobierno de Jalisco asigna el presupuesto destinado a la Universidad de Guadalajara, incluye un apartado especial para el Departamento de Madera, Celulosa y Papel, adscrito a la División de Ingenierías, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI).
    La dependencia es la única en la Universidad que goza de consideraciones como esta gracias al enorme interés de las autoridades por la investigación científica y tecnológica en torno a los productos forestales, así como por la formación de recursos especializados en el sector, informó el director del departamento, el doctor Ezequiel Delgado Fornué.
    El Departamento de Madera, Celulosa y Papel “Ingeniero Karl Augustin Grellmann” comenzó sus labores en octubre de 1973, en la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad, por iniciativa de Grellmann, quien recibió el apoyo de un grupo de recién egresados de ingeniería química.
    En marzo de 1976 fue creado el fideicomiso (en el que estaban representados el gobierno de Jalisco, el Conacyt, la ANUIES y la UdeG), con el objetivo de canalizar fondos que fortalecieran el entonces Instituto de Madera, Celulosa y Papel. La idea era mejorar la capacidad de investigación de la dependencia, para que esta proporcionara servicios y colaborara en la formación de recursos humanos en áreas relacionadas con la industria de madera y papel.
    Sin duda, este fideicomiso facilitó la construcción y equipamiento inicial de sus primeros edificios en el predio Las Agujas, Zapopan, en el kilómetro 15.5 de la autopista Guadalajara-Nogales.
    Desde entonces, el gobierno de Jalisco ha mantenido este apoyo para el departamento a fin de cubrir sus gastos de operación.
    Para el ejercicio de este apoyo, la dependencia presenta cada año un proyecto específico en el marco de la planeación, programación, presupuestación y evaluación (P3e) de la Universidad.
    El departamento cuenta con cuatro academias (química, ciencia y tecnología de la madera, biotecnología y celulosa y papel), un grupo en desarrollo (manejo forestal), 23 laboratorios de docencia e investigación, dos plantas piloto, un taller mecánico, uno de carpintería, tres aulas, cubículos para profesores y alumnos, y una biblioteca especializada abierta a todo el público.
    En sus instalaciones es impartida la maestría en ciencia de productos forestales, programa reconocido por el Conacyt desde la apertura del padrón de excelencia y que ahora ha ingresado al Programa institucional de fortalecimiento del posgrado (Pifop).
    El departamento se encarga de la especialidad en celulosa y papel (dentro de la licenciatura en ingeniería química, adscrita al CUCEI) y apoya la licenciatura en agronomía, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA). Parte de su personal enseña en la Escuela Politécnica, de la Universidad, en la especialidad de celulosa.
    Los profesores adscritos a él llevan a cabo diversos proyectos de investigación científica y tecnológica y conservan fuertes vínculos con las industrias de celulosa, papel y productos forestales, tanto en Jalisco como en el territorio nacional.
    El departamento también es subsidiado por la Universidad y recibe ingresos extraordinarios por los servicios que ofrece a la industria de celulosa y papel, además de las instituciones –públicas y privadas– del sector productivo y educativo.
    Estos recursos se invierten en el fortalecimiento de la infraestructura, compra de equipos analíticos, refacciones, equipo y accesorios de cómputo, becas y contratos de trabajo temporal para estudiantes.
    Fuera de este presupuesto, el departamento recibe de vez en cuando donaciones (en equipo o materiales de investigación) por parte de empresas e instituciones educativas, sobre todo del extranjero. Los vínculos con éstas han durado varios años. Entre ellas están: la Universidad de Hamburgo, la Universidad de Gí¶ttingen y la Universidad Tecnológica de Darmstadt, en Alemania, así como la Universidad de Wisconsin, en Madison, Estados Unidos.

    Artículo anteriorMéxico no ha superado los riesgos de una devaluación
    Artículo siguienteManuel David Alfaro Alonso