Una feria para todos

314

Pronósticos consumados y nuevos fenómenos. Cambios inminentes y ajustes necesarios. Un irreversible vaivén de condiciones que la industria de la música enfrenta desde hace más de una década, y que aceleró su ritmo de transformación en los últimos siete años, situación que continúa provocando riesgos, pero también oportunidades de negocio para las distintas partes relacionadas con el ramo.
En este escenario, la principal preocupación de la industria es mantener un sistema de producción sano y eficiente, inquietud que debe establecer un conjunto de reglas que no sólo consideren los intereses de los productores, sino que encuentren un equilibrio justo entre la industria, las necesidades de los consumidores, y el verdadero valor de la música.
El contexto va más allá de las estadísticas y exige una búsqueda de alternativas permanente. Es por esto que la Feria Internacional de la Música (FIM), plataforma dedicada a la promoción y difusión de esta expresión artística, la más popular en todo el planeta, representa un punto trascendental para el desarrollo efectivo de la industria.
La feria es todavía un joven referente, pero sin duda establece uno de los pocos espacios de encuentro en Hispanoamérica para el análisis entre profesionales, actividad que no excluye el intercambio de experiencias con quienes sencillamente disfrutan y se mantienen atentos del acontecer en la música. Con resultados significativos, mayor aprendizaje, y una serie de retos por delante, la segunda edición de la FIM tendrá verificativo del 31 de mayo hasta el 3 de junio próximos.
La Universidad de Guadalajara ofrece respaldo a la FIM. De esta forma el programa de actividades incluirá una “zona de contacto”, espacio dedicado a la búsqueda de acuerdos de trabajo entre creadores locales y programadores de conciertos nacionales e internacionales. Además, la feria conserva como puntos medulares las conferencias y debates sobre temas de coyuntura en la música, talleres, conciertos, showcases, muestra fílmica y mercado de exposición.
“La música en la agenda cultural y educativa de América Latina”, “Multinacionales y nuevos negocios”, “Festivales de música”, “Management y booking en el siglo XXI” y “Periodismo musical”, constituyen algunas de las mesas de análisis y discusión que contribuirán principalmente a la ampliación y conocimiento del panorama actual en la música.
Después de una cancelación en la primera edición de la FIM, Santiago Auserón, también conocido como “Juan Perro” y exvocalista de la agrupación española Radio Futura, confirma su actuación y encabeza el cartel de músicos que participarán en esta segunda reunión musical. Auserón fue recientemente distinguido con el Premio Nacional de Músicas Actuales, galardón que concede el Ministerio de Cultura de España. El creador de Cantares de vela y Río negro, ofrecerá un “concierto de diseño”, en compañía de José Fors.
La FIM rendirá homenaje a Daniel Melero, músico y productor argentino reconocido por colaborar en álbumes fundamentales de Soda Stereo, y producciones discográficas como Colores santos, grabación de culto que efectuó al lado de Gustavo Cerati. El homenaje estará a cargo de Babasonicos, grupo que compartirá escenario con quien fuera miembro de la legendaria banda Los Encargados.
El retorno de Ritmo Peligroso, grupo imprescindible para el rock de México, representa una de las sorpresas dentro de la FIM. Andrea Echeverri, Carla Morrison, Susana Baca, Moncordio, Sonidero Mestizo y Celso Duarte completan una parte de los músicos que compartirán conocimientos y vivencias en la FIM.
El programa académico, pieza clave en esta feria, ofrecerá clínicas dirigidas por expertos en sus respectivas áreas. En esta próxima edición sobresalen los talleres “Laboratorio de música y cine”, a cargo de Herminio Gutiérrez (XY, Soy tu fan, Amar te duele, Arráncame la vida), y “Economía creativa y música”, impartido por Ernesto Piedras, acreditado economista de México.
La FIM tiene un costo de aproximadamente ocho millones de pesos. Expo Guadalajara, Auditorio Telmex, Teatro Diana y Cineforo de la Universidad de Guadalajara conforman la red de espacios físicos en esta creciente feria musical.