Una década de cultura y entretenimiento

203

El escenario de la cultura y el entretenimiento era distinto en esta ciudad antes de que el Teatro Diana entrara en funciones. Las puestas en escena de gran formato, los conciertos y los espectáculos internacionales a los que estamos “acostumbrados” desde hace algunos años, tenían una escasa presencia debido a la falta de foros diseñados especialmente para este tipo de producciones, además de que la planeación logística y de seguridad no brindaba las condiciones necesarias para los empresarios, los artistas y el público.

Así, después de una década de su fundación, el Teatro Diana representa no únicamente el espacio pionero que consiguió reunir los requisitos para un adecuado funcionamiento, sino que también marcó un antes y un después en la forma de consumir cultura y espectáculos en Guadalajara. Actualmente convertido en un centro que diversifica su oferta, el Teatro Diana celebra diez años de actividades con la presentación de la soprano rusa Anna Netrebko, cantante que ha conseguido posicionarse entre las preferidas del Metropolitan Opera House y en una figura de alcance para diversos públicos.

“Es la mejor soprano del momento; está considerada para tres óperas del Met de Nueva York en este año, todas con papeles estelares”, dice Santiago Valencia, quien es coordinador del Centro Cultural Diana. Respecto a los festejos que complementan el aniversario del teatro, añade: “Efectuaremos un concierto en avenida Chapultepec el próximo 14 de febrero. Aunque falta confirmar el programa musical”.

Todavía con una joven gestión al frente del teatro —anteriormente la coordinación fue de María Luisa Meléndrez, quien ahora dirige el Auditorio Telmex—, Valencia señala los principales ajustes realizados a partir de hace un año y medio, tiempo que lleva en el cargo: “El recinto ya tenía un buen funcionamiento cuando llegué. En donde puse acento es en el tema de la programación, que tiene relación con mi orientación principal. Digamos que el público adulto no estaba asistiendo al teatro, así que hicimos algunos conciertos para este mercado en específico, entre éstos, los de Chris Botti, Macy Gray y Hugh Laurie”.

A lo largo de una década este recinto ha efectuado importantes presentaciones en materia de conciertos: desde Gustavo Cerati hasta Dead Can Dance, atravesando por Caetano Veloso y Yann Tiersen, además de Yeah Yeah Yeahs y Bauhaus, la oferta sobresale esencialmente por la diversidad. De igual manera, las puestas en escena y los espectáculos también son una parte vital para el Teatro Diana: las producciones que van desde las obras más convencionales hasta las más arriesgadas, al mismo tiempo que actuaciones de compañías de ballet y proyecciones dedicadas a la ópera, brindan un equilibrio entre la cultura y el entretenimiento.

“El año pasado efectuamos 377 funciones, algo que se traduce en 1.03 presentaciones diarias. Tuvimos 145 espectáculos diferentes. Nuestra meta es mantener esos resultados, aunque buscamos aumentar la asistencia de 20 mil personas, para así llegar a alcanzar 250 mil este año”.

Sobre el posicionamiento del recinto, el coordinador indica: “El Teatro Diana es una referencia a nivel nacional. A nivel local es punta de lanza en materia de espectáculos. Fue el primer venue profesional. A partir del éxito del teatro se desarrollaron otros lugares”.

A manera de registro visual, presentan la exposición Teatro Diana: una década de sueños y grandes experiencias, muestra que básicamente es un recorrido a través de la historia del espacio, y que incluye importantes figuras y espectáculos como Luciano Pavarotti y Lord of the Dance, este último inauguró el teatro el 4 de febrero de 2005. Más de una veintena de imágenes pueden ser apreciadas en avenida Chapultepec hasta el 7 de febrero.

“Siempre hay polémica entre lo que es y lo que no es cultura. Evidentemente hay gente que le gusta el ballet, pero también hay gente que prefiere ver danza moderna o bailarines huastecos. Nosotros somos el teatro más importante de Guadalajara y debemos cumplir con todo el público”.