Una canasta medio llena

320

La inflación sigue afectando a la población de manera significativa y creciente, a pesar de que el gobierno federal insiste en que este indicador está controlado y la tendencia es a la baja.
Las cifras del sector oficial, como el Banco de México, difieren de las realizadas por especialistas de la Universidad de Guadalajara. La inflación correspondiente a junio es de 4.18 por ciento, reporta la investigación realizada de manera permanente en el Departamento de Métodos Cuantitativos, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), con base al comportamiento de los precios de 121 artículos de la canasta básica, que corresponden a alimentos, artículos de cuidado personal y de limpieza.
“El primer bimestre del año, el sector oficial dijo que existía una inflación de .91, cuando nuestro estudio reportó una inflación del 2.10 por ciento. Para el segundo bimestre, el Banco de México reporta un acumulado inflacionario de .65, cuando nuestro estudio reportó una inflación del 2.88 por ciento. Para junio argumentan una inflación acumulada de .80 por ciento, mientras que nosotros estimamos el 4.18 por ciento”, informó Héctor Luis del Toro, investigador del CUCEA.
El especialista añadió que el salario mínimo vigente para la Zona Metropolitana de Guadalajara es de mil 817 pesos mensuales, es decir 60 pesos con 57 centavos diarios. “Con la inflación de 4.18 por ciento al cerrar junio, los trabajadores que perciben el salario mínimo, se ven afectados en el mismo, por lo que el salario real que perciben son mil 744 pesos con 19 centavos, es decir, una pérdida de 72 pesos con 81 centavos al mes”.
Una familia requiere 6 mil 364 pesos para poder adquirir la canasta básica, la cual no considera gastos de transporte, ropa y calzado, educación y el pago de servicios del hogar, como renta, créditos, luz, teléfono, agua y servicios médicos.
Del Toro comenta que entre los factores que han motivado los aumentos en la canasta básica, se encuentran en los 30 incrementos que desde 2010 se registran cada mes en la gasolina, el acaparamiento, y las altas y bajas de la economía internacional.
“En tanto que las amas de casa se quejan de incrementos en los precios, el sector oficial argumenta que los aumentos son falsos y aseguran que las tiendas reportan bajas. Si para el sector oficial son inexistentes las presiones inflacionarias, para los ciudadanos estos incrementos reales impactan la economía diaria y escapan a los débiles e inoperantes controles gubernamentales”.

Aumento del huevo y pollo, por especulación
México es el quinto mayor productor de huevo en el ámbito mundial y Jalisco genera alrededor del 50 por ciento de la producción nacional. Ante este panorama, el especialista pronostica que julio y agosto serán meses en los que se manifiesten de manera importante aumentos en el pollo, huevo y sus derivados, por la influenza aviar y por producto de una situación especulativa y caótica.
“Se han registrado incrementos de precios por encima del 60 por ciento durante la última quincena, alcanzando los 25 y 30 pesos. De continuar la situación, pudiera llegar hasta los 50 o 55 pesos, lo que representa un duro golpe a la economía familiar, por tratarse de uno de los productos más importantes de la canasta básica, misma que para muchos ha dejado de ser básica, para convertirse en inalcanzable, ya que productos como el chile, huevo, pollo, jitomate, la tortilla, el frijol… mantienen precios a la alza”.