Juan Cirerol

1753

Precavido, examina cada una de las cervezas que se encuentran detrás del escenario. El precursor del “anarco corrido” dice: “Ahora me preocupo por cómo está mi producto” –refiriéndose a su álbum más reciente–. Continúa: “Tengo tiempo. Antes tenía que preocuparme por comer”. Acompañado de una guitarra electroacústica y una armónica, este joven compositor entona canciones de perjurio y melancolía, de noches interminables y líneas femeninas, temas que inexplicablemente estallan en euforia total. Ofrenda al Mictlán –disco debut– significó un paso seguro, con origen en la web, hasta llegar a Haciendo leña, grabación que mantiene ese flirteo con la música norteña, especialmente con agrupaciones como Los Relámpagos del Norte. Con un futuro prometedor, por su talento y naturalidad, Juan Cirerol adelanta que trabaja en un nuevo material, disco que seguramente no abandonará ese lado irónico y divertido que lo caracteriza.

Generación
Los músicos jóvenes podemos darnos a conocer gracias a internet, aunque todavía permanecen bastantes propuestas debajo de los medios masivos de comunicación. Me refiero a la televisión y la radio. La verdad es que no existe algo en particular en mi forma de promoción: los discos que edito en línea, también los comercializo en formato físico. Lo que sucede con Intolerancia es que tengo la oportunidad de que mi música esté dentro de las tiendas especializadas. Además este sello gestiona buena parte de mis conciertos, incluso fuera de México. Quizás ahora mi trabajo es más solicitado y valorado.

Haciendo leña
Con este material sucedió lo que muchos compositores esperamos: que el público conozca nuestra música. Cornelio Reyna y Ramón Ayala saben lo que es el género norteño, y esto seguramente ocurrió porque escucharon viejas canciones al mismo tiempo que conocían la producción musical de su momento. Con esa combinación lograron un estilo, que al pasar por distintos filtros, se convirtió en la música de los Relámpagos del Norte, composiciones con característica propia, que cambiaron la historia de la música norteña. Las fusiones siempre se han dado, sólo que algunas quedan perdidas en el tiempo. Muchos músicos actualmente están haciendo esto, como Jack White: sus dos canciones más famosas fueron sacadas de la tumba del blues.

Solista
La mejor forma de hacer las cosas es saber identificar tus diferencias, y no tus similitudes con los otros. No me gusta adentrarme en la industria. Obviamente estoy en ella –porque los músicos no podemos excluirnos–, pero en otro contexto, en otro nivel. Si es que poseo una diferencia, es ser solista, y eso le llama la atención al público. En Vale Vergas Discos e Intolerancia, el trabajo interno es conciso. No existen los parámetros que acostumbran las grandes disqueras y oficinas de booking, sino que de alguna forma logramos asumir el papel que necesita un determinado momento. Recuerdo que las portadas de mis primeros discos las fabriqué con papel y tijeras. Así es como se trabaja.

Canciones
Hago letras desde la adolescencia –mal o bien, pero lo hago–. En mis canciones busco siempre una rima que sea divertida, y que suene convincente. Si no me convence algo, no lo canto. Lo que hice fue realmente vivir. Algunas personas prefieren la comodidad. Me refiero a músicos jóvenes que por no despegarse de alguna seguridad –estudios o dinero– no quieren alejarse de su terreno. Lo que hice fue tomar mi guitarra y salir a la calle, viajar y tomar camiones. Así, poco a poco, fui cobrando lo que podía, hasta llegar a un escenario más grande.

Artículo anteriorAna Clavel
Artículo siguientePendientes históricos