Reforma Político Electoral

804

La reforma político electoral debe encaminarse hacia una transformación cultural y cívica y a revalorar no sólo el voto, sino el poder ciudadano. En la medida en que los electores valoren la importancia del voto, podrán castigar o premiar las buenas prácticas de gobierno y a los mejores políticos, explicaron especialistas en el tema.

El problema de México no es de leyes, sino de su cumplimiento, ya que sigue predominando una subcultura predemocrática autoritaria; por lo tanto, lo más sensato es proponer y trabajar para que nuestro sistema político experimente un verdadero cambio, señaló el profesor investigador del CUCEA, Andrés Valdez Zepeda.

El profesor investigador de la UdeG Javier Hurtado González, externó que después de 37 años en los que México se ha visto envuelto en el tema electoral, aún existen propuestas de reforma que han quedado en el olvido y que la sociedad demanda, como la de obligar a los partidos políticos y a sus dirigentes a trabajar con métodos democráticos, y a establecer reglas claras sobre cómo llevar a cabo el ejercicio del poder, pero, sobre todo, distribuirlo en bien de la sociedad mexicana.

“Esta reforma político electoral no abona a empoderar realmente a los ciudadanos, hace falta que nuestra democracia se centre en el ciudadano. Para ello es necesario que los mexicanos con su voto logren influenciar por igual a nuestros representantes para que sean transparentes y se deje de afectar la equidad y la fortaleza del voto de los mexicanos”, afirmó el académico del Departamento de Estudios Políticos y de Gobierno de la UdeG, Francisco González Vallejo.

En el auditorio Adalberto Navarro Sánchez del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), el investigador Alberto Arellano Ríos, de El Colegio de Jalisco, resaltó que es necesario un acuerdo para llevar a cabo reformas que no reproduzcan los vicios y defectos electorales que tanto han afectado al país.

Artículo anteriorTestimonios en pantalla
Artículo siguienteProyectos de ciudad