Reciclaje todavía en el bote

597
GUADALAJARA. JALISCO. MEXICO. EMPRESA INNOVECO DESROLLADOR DE PROCESOS PARA EL TRATAMIENTOP INTEGRAL DE LOS RESIDUOS ORGANICOS. JOSE MARIA MARTINEZ

Al llegar a su casa, José Manuel de la Fuente les dice a sus hijos: “Ya llegó su papanador”. Dedicado al tratamiento de los residuos sólidos de la urbe, está satisfecho por contribuir con el medio ambiente: “Que si te embarras, eso es lo de menos. Es un trabajo tan limpio o sucio como quieres que sea”.
No vivir entre la basura y vivir de los desechos son algunos de los retos de Guadalajara, pero también una oportunidad para él y otros empresarios que ven en el reciclado un negocio, al cual han invertido dinero, trabajo y creatividad.
En las instalaciones de su empresa Innoveco, constituida en 2007, con mil 500 metros cuadrados, reciben en promedio tres y media toneladas diarias de restos orgánicos e inorgánicos, los cuales son separados.
Los orgánicos reciben un tratamiento (diseñado por la empresa) que acaba con las bacterias aeróbicas responsables del mal olor, su descomposición y la contaminación. “Nosotros vamos encaminados a disminuir la emisión de metano, a dejar de contaminar”. Otro producto es la elaboración de fertilizante orgánico.
Por su parte, la orden de enterrar la basura, dentro de un campamento de scouts al que asistían los hijos de don José Luis González Salazar, fue el detonante para buscar una opción al destino final de los desechos. Esto sucedió hace 28 años.
Convencido de que todo se puede lograr, desde entonces empezó a juntar plásticos en la calle. También desarrolló una máquina y un proceso para reciclar basura inorgánica, registrada ante la Organización Mundial de la Propiedad Industrial.
En 2004, el señor González conformó la empresa Novajal. Apasionado por lo que realiza y consciente del medio ambiente, junto con tres hijos y 15 socios, tienen una meta: “Crear una empresa rentable transformando plásticos, que representan un problema ecológico mundial”, ya que si no tienen un destino final adecuado, pueden contaminar y tardan en degradarse de 100 hasta mil años. Se busca emplear dicha materia y elaborar productos útiles como postes, pisos, tejas y muebles.
“Hemos hecho ventas, pero no vivimos de esto. En una semana vendemos tres mil pesos, pero nuestras necesidades son de 12 mil pesos entre sueldos, energía eléctrica, impuestos, pago de trabajadores, seguro social, entre otros”.
Consideró que algunas de las complicaciones en esta actividad radican en la parte económica. Pero también la falta de apertura de las autoridades hacia los que buscan una solución al manejo de los residuos sólidos municipales, por lo que indicó que es una responsabilidad compartida.

La basura en México
De acuerdo con el libro Cuando la basura nos alcance, del investigador Gerardo Bernache Pérez, México sigue en la era del manejo administrativo-técnico de la basura, en la que se producen desechos que van a dar casi en su totalidad a tiraderos a cielo abierto o, en el mejor de los casos, a vertederos controlados. La sociedad urbana de este país no ha llegado a la gestión integral de los residuos.
El Programa Nacional para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos 2008-2012, de la SEMARNAT, estima que la generación per cápita de residuos sólidos urbanos (RSU) en México aumentó de 300 gramos por día en 1950 hasta 900 gramos por día en 2004.
El informe detalla que para ese mismo año, 64 por ciento (de 94 mil 800 toneladas de RSU en el país) fue depositado en 88 rellenos sanitarios —que en opinión de Gerardo Bernache son vertederos con cierto control— y 21 sitios controlados. El resto se depositan en tiraderos a cielo abierto o en sitios sin control.
Otro dato es que del total de desechos en el país, 53 por ciento eran de tipo orgánico, en tanto que el 28 por ciento son potencialmente reciclables y el 19 por ciento restante son parcialmente reciclables, aunque con mayor grado de dificultad. “Actualmente se recupera sólo un porcentaje menor al 50 por ciento del señalado potencial para el reciclaje”.
Para el especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social de Occidente, los RSU representan muchos negocios, pero dependen de su manejo. En la actualidad, el principal es de recolección y disposición final. Otro emergente es el de la transformación.
Indicó que la SEMARNAT tiene una lista de residuos de 52 subproductos, de los cuales ocho son comercialmente valiosos: papel, cartón, periódico, madera, metales, plástico, ciertas botellas de vidrio y aluminio.
De acuerdo con especialistas y dedicados a esta labor, la industria del reciclado en Jalisco avanza lento. “No obstante que la basura tiene una lógica simple, los procesos para manejarla, aprovecharla son complejos”. Para una persona o una familia no resulta un negocio, porque requiere volúmenes grandes.

Algunos casos
Los jóvenes Carmen Carmona y Carlos Mercado, a nivel piloto iniciaron una empresa dedicada a la recolección de la basura de varios negocios y departamentos.
Consideran que un problema ha sido el costo del aprendizaje de la separación de la basura, que lo subsidiaron como empresa. “Cambiamos el modelo de negocio, con el incentivo de que si lo vas a separar bien, te cuesta menos”.
Otro contratiempo es la competencia ilegal, pues existen muchos recolectores piratas, que no tienen los permisos necesarios y llevan sus residuos a tiraderos clandestinos y por lo tanto dan un mejor precio.
Maite Cortés, miembro del Colectivo Ecologista de Jalisco, plantea que otra dificultad es la fluctuación en los precios de los residuos. En fechas pasadas China cerró la compra de envases pet a México. Esto generó la caída en los precios.
Sofía Chávez, promotora del reciclado, añadió que los acopiadores de estos recipientes “se han visto golpeados. Aquí en Guadalajara empezaron a tronar como chícharos muchas empresas que recibían y pagaban el pet para reciclarlo.
”En fechas pasadas visité el vertedero de basura Los Laureles, donde están trabajando los pepenadores y platicando con ellos comentan que los precios han bajado mucho, que ahora para ganar lo mismo que antes tienen que sacar el doble. Dicen que pagan el pet a tres pesos, no es cierto, lo pagan a 50 centavos y ahora con los precios del petróleo a la baja, pues quien quiere agarrar material de reuso, mejor lo compran nuevo, es mucho más barato”.
El administrador de la empresa recicladora de plásticos, Jorge Ramos Franco, añadió que los plásticos están regidos y controlados por los precios del petróleo, “los cuales suben y bajan como no tienes idea”. Esto encarece la materia prima, de tal manera que los márgenes de ganancia “se acortan”.
Según la tesis doctoral Gestión ambiental y tratamiento de residuos urbanos: propuesta para la ZMG a partir de las experiencias de la Unión Europea, de Ana Carolina Velázquez Patiño, el mercado de los materiales reciclados no sólo se enfrenta a la ley de la oferta y la demanda. “Debe tomar en cuenta aspectos tales como la calidad de los materiales con los que se quiere competir y los costos de las materias primas en competencia. En la mayoría de los casos, los materiales recuperados son inferiores en calidad a los materiales vírgenes, por lo que el precio, la presentación y sus características funcionales en el mercado tienen que ser atractivos para los consumidores”.

Falta apoyo
En opinión de Bernache Pérez, quien ha hecho estudios enfocados a la producción y manejo de los residuos sólidos municipales, para conformar industrias del reciclado se requiere inicialmente de una adecuada separación.
De la misma manera son necesarios subsidios, programas de apoyo de muchos tipos del gobierno y que la población se enseñe a comprar verde, es decir, que adquiera materiales producidos de manera ecológica y con componentes reciclados. “De lo contrario, por más que separes y transformes, no va a funcionar”.
Ejemplificó que con la entrada en vigor de la Norma Ambiental Estatal NAE-SEMADES-007/2008, que establece los criterios de separación de residuos, los precios de todos los productos cayeron, puesto que hay más oferta, entonces no hay tanta demanda, ya que los consumidores no exigimos productos con etiqueta verde.
“Hay un juego de demanda en la que tiene que haber canales de comercialización de subproductos y eso requiere un trabajo fuerte del gobierno, con las cámaras de comercio, de la industria de la transformación y ciertos programas que sirvan de soporte”.

Crearán cluster de residuos
La directora de Gestión Integral de Residuos de la Semades, Dulce María García Bogarín, consideró que a la par que se debe consolidar la separación de los residuos, también es necesario avanzar en transformación y valorización.
La Semades y la Secretaría de Promoción Económica trabajan para crear un cluster de los residuos, que impulse los esquemas económicos para valorar dichos residuos. Esto forma parte del programa estatal de gestión integral de los desperdicios.
Reconoció que es necesario detonar y diversificar los mercados que sustenten la economía de micro, pequeñas y medianas empresas que fortalezcan la valorización y no sólo el acopio. En Jalisco, la mayor parte de las empresas se dedican a esto último.
Consideró que la crisis internacional y el cierre de mercados internacionales, trajo como consecuencia “el que nos esté llevando un poco a cuesta arriba este proceso de la valorización de los residuos”.

Artículo anteriorDavid Izazaga
Artículo siguienteTransporte Selectivo