Radio UdeG la libertad de expresión como bandera

397

La irrupción de Radio Universidad en el horizonte radiofónico de Guadalajara, en 1974, quedó marcada por dos premisas: el vanguardismo tecnológico y la diversidad de contenidos ideológicos y sociales, así como de servicios para la comunidad universitaria, convirtiéndola en una estación experimental.
En un laboratorio de sonidos, de planos sonoros que hoy continúan generándose para sacudirse de las inercias comerciales y hacer una radio pública que favorezca la construcción de lazos de identificación con una ciudadanía cada vez más exigente y diversa.
Hace 35 años en la FM sólo había tres estaciones radiofónicas, entre ellas Radio Juventud. Todas agrupadas hacia al lado izquierdo del cuadrante, que al contar la Universidad de Guadalajara con la concesión del 104.3, hubo quien sufriera de paranoia y dijera que la ponían al otro extremo del cuadrante para nadie la escuchara, refirió José Díaz Betancourt, quien labora en la emisora universitaria desde hace 20 años.
Hoy, Radio Universidad de Guadalajara es una Red con siete repetidoras y productoras ,,al mismo tiempo de noticieros y proyectos radiofónicos con amplia penetración en el occidente de Jalisco.
“Es la voz más plural con que puede contar la sociedad. Es una voz desapasionada, lejos de todos los aires políticos e interesada en la integración y progreso. Es la suma de voces de una sociedad que identifica la neutralidad de la Universidad con la mediación que ella realiza a través de la Universidad de Guadalajara”, señaló Gilberto Domínguez, productor de diversos programas en la estación radiofónica.
Radio Universidad de Guadalajara ha tenido dos papeles a desempeñar: uno fundamental para las radios estatales y universitarias, que es la de formar recursos humanos. Ha sido una escuela, un centro de formación profesional más allá de lo que son las instituciones formales. El segundo, es que ha marcado agenda en temas, servicios, programas que la radio comercial ha replicado.
Sin embargo, “nosotros todavía contamos con libertad y credibilidad que se nota en una programación que no está comprometida económicamente con ningún poder. Seguimos contando con esa tribuna libre”. Libertad que ha permitido la creatividad en la forma de conducir y programar diversos géneros musicales en el cuadrante, indicó Domínguez.
La radio universitaria sigue apuntando a ser un gran espacio de deliberación radiofónico. Una radio experimental, que no significa inexperiencia o que no sabe que va a resultar.
“No es una aventura loca, un ejercicio suelto. Hay líneas, programas, estructuras, marco de referencia y técnicas que garantizan que el experimento desde la Universidad, finalmente sea la búsqueda de una innovación constante”. Al final, la radiodifusora no sólo es presencia en la sociedad de lo que es la Universidad, sino también un foro donde participan los universitarios, y medio de comunicación hacia dentro y hacia afuera”.
La segunda radiodifusora impulsada y fundada por una Institución de Educación Superior, después de la emisora de la Universidad Nacional Autónoma del México, ha sido modelo y encabezado proyectos que han atraído a otras universidades a realizarlos.
”Fue la primera radio que se arriesgó en contenidos tabú y vanguardia desde el punto de vista tecnológico, al ser pioneros en la utilización y manejo de formatos digitales y de la comunicación vía celular, aportaciones importantes que marcaron pauta en el conglomerado de la radio en Guadalajara”, afirmó Raúl de la Cruz, quien transmitió en vivo por primera vez en la radio universitaria un partido de basquetbol, hace casi 22 años.
Con estos apuntes, Radio Universidad todavía va jalando el vagón de las demás estaciones radiofónicas, en muchos sentidos. No puede compararse cuantitativamente con el número de radioescuchas, pero sí hablar de asuntos cualitativos.
La estación universitaria tiene una gama enorme de mensajes y receptores, que la mantiene en vigencia como radio universal, alternativa, oasis o tregua en el cuadrante de FM.

Artículo anteriorFernando Montiel Klint
Artículo siguienteDe todo corazón