Placeres privados

805

El cine francés, en una amplia muestra, posee como característica la inclinación por historias eróticas. Productores, directores y actores apuestan por las películas llenas de fantasías, trabajos que exploran desde la ficción los placeres prohibidos o privados.
Uno de los ejemplos más recientes es el filme del director Bertrand Bonello, L’apollonide (Casa de placeres), una aproximación, un encuentro que permite entrar en la intimidad de un grupo de prostitutas, mujeres que rinden honor a la desnudez.
Desde una visión indiscreta, siempre efectiva, Bonello consigue en este filme momentos que cautivan por su atrevimiento, por ese toque cargado de sensualidad, que es seguido por situaciones perturbadoras, de orden trágico.
L’apollonide reafirma la obsesión de Bertrand Bonello por los relatos eróticos. Producciones como Tiresia y Le pornographe, demuestran esa inevitable atracción, pero también evidencian la capacidad del cineasta para reinventarse sin perder el sello que lo identifica.
La película de Bonello forma parte de la semana de cine francés que presentará el Cineforo de la Universidad de Guadalajara. Una buena oportunidad para acercarse al trabajo de este director de perfil provocador.

Artículo anteriorMichael Sturminger
Artículo siguientePreocupación por el bosque La Primavera