Petróleo… ¿mexicano?

709
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 70 aniversario de la Expropiación petrolera se celebrará con el anhelo de la clase política emanada del PRI y del PAN de realizar una reforma energética, incluso algunos columnistas pronostican que ésta puede presentarse después del 18 de marzo.
En días previos al cierre de la presente edición, el coordinador de los senadores por el PRI, Manlio Fabio Beltrones, urgió en una entrevista colectiva al gobierno del presidente Felipe Calderón a presentar su propuesta de reforma energética, en este periodo de sesiones que culmina en abril, para “ordenar el debate sobre bases ciertas” y poder hacer frente a las versiones de que se trata de privatizar Petróleos Mexicanos (Pemex).
Sin embargo, agregó que aunque hay diferencias entre los priístas, está seguro de que la mayoría de su bancada apoyará la propuesta que realiza Francisco Labastida Ochoa (acusado de desviar recursos de Pemex para su campaña presidencial del año 2000).
La peculiar alianza entre los azules y los tricolores para la reforma judicial, aprobada recientemente, hace pensar que habrá reforma energética.
Según el jefe del Departamento de Sociología del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), Rogelio Luna Zamora, los políticos le apuestan a la memoria flaca de los mexicanos, incluso previó que la reforma energética puede ser discutida y aprobada durante el periodo vacacional de las semanas santa y pascua.

A estudiar historia
Tanto Luna Zamora, como el jefe del Departamento de Historia del CUCSH, Francisco Javier Moreno Rodríguez, consideraron en entrevistas por separado, que el problema de los energéticos e hidrocarburos en México radica en el saqueo a la paraestatal, y al desconocimiento de la historia del país.
La expropiación, estatalización o nacionalización del petróleo mexicano “es un punto de referencia no sólo para América Latina, sino inclusive para la historia mundial; la creación de Pemex y la nacionalización de la materia prima fue un modelo que después fue imitado por otras economías como Bolivia en la década de los cincuenta o la creación de empresas petroleras como Petrobras en Brasil, en fin, hubo una actitud de vanguardia”, dijo Moreno Rodríguez, quien agregó que a los políticos de hoy les conviene retomar clases de historia.

El saqueo
El historiador Moreno Rodríguez señaló que “Pemex, en el régimen de partido de Estado, se volvió una especie de botín de los políticos en turno, aunque con una lógica diferente [con Fox y Calderón], sin que esto signifique una justificación al actual sistema”. Asimismo, la cúpula del sindicato petrolero ha contribuido al declive de la empresa del Estado, “vivimos el Pemexgate en el 2000”.
Explicó que durante los gobiernos del PRI, Pemex fue insertado al proyecto de partido de Estado y con las administraciones del PAN “esa lógica se aplica parcialmente”. A ello hay que añadir que durante los últimos gobiernos del PRI, el proyecto neoliberal hizo que Pemex sufriera embates “muy fuertes” para tratar de establecer una apertura a los capitales privados nacionales y extranjeros.
Otro argumento que se utiliza para tratar de privatizar a la paraestatal, es el asunto de que México no cuenta con la tecnología para explorar en las aguas profundas; en ese sentido, el profesor investigador Moreno Rodríguez comentó que con tal propósito se formó el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) “en donde están los grandes científicos y obviamente de ahí podría salir la tecnología”.
Aseguró que mienten quienes sostienen que el país no tiene los recursos económicos necesarios para invertir en exploración y tecnología, eso “cae por su propio peso, el petróleo ha tenido un precio tan alto por barril en los últimos años, que decir que no hay dinero para hacer inversiones es una falacia”.
La problemática es que los gobiernos federales han utilizado como caja grande a Pemex, por ello nunca hay dinero para que se reinvierta en la paraestatal, dijo por su parte el profesor investigador del Departamento de Ingeniería Mecánica y Eléctrica del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingeniería (CUCEI), Antonio Gómez Reyna.
“Si en los últimos diez años vendimos 3.5 millones de barriles de petróleo al día a 50 dólares cada uno, ¿cuántos miles de millones de dólares han entrado al país y dónde se han invertido?, ¿en algún programa energético o de infraestructura?, el grave problema radica en una pregunta que no ha tenido una respuesta fehaciente: ¿cuál es el proyecto de nación de Felipe Calderón?”, expresó el investigador (La gaceta 513).

Privatizar no es la panacea
Ni Luna Zamora, ni Moreno Rodríguez, ni Gómez Reyna están a favor de la privatización de Pemex.
Rogelio Luna Zamora argumentó que las empresas del Estado que han pasado a manos de los empresarios nacionales o extranjeros no han ofrecido mejores productos al consumidor final, no han incrementado la tecnología, ni prestan mejores servicios a precios más bajos; como ejemplo señaló tres botones: la Banca, carreteras y Telmex, “¿tú crees que el negocio que van a hacer los políticos con Pemex no tiene intereses particulares?, imagínate la millonada [dinero] que hay para los políticos, a Calderón lo van a volver millonario, punto”.
Manifestó que, sin lugar a dudas, los intereses de los capitalistas privados nacionales y extranjeros presionan por una reforma energética con miras a la privatización, de otra manera no se entiende cómo “el PRI se la esta jugando… es muy claro que han tronado a Pemex deliberadamente desde hace varias décadas, y el neoliberalismo ya planteaba eso [privatizar]”.
Sin titubeos, agregó: “sabemos que las trasnacionales son unas gandallas de primera, pero aquí en México a los políticos les importa un bledo”.
A pesar de que Pemex no cuenta con tecnología para su modernización, con el saqueo que han hecho de ella los gobiernos en turno y con las supuestas reservas petroleras de nueve años, la paraestatal significa “un negociazo”, consideró Luna Zamora y con él coincidió el académico Gómez Reyna, quien refirió que generar energía es un buen negocio, de lo contrario no habría tantas compañías extranjeras interesadas en invertir en México, como son los casos de las firmas españolas, francesas y japonesas (La gaceta 513).

Hace 70 años
Lázaro Cárdenas del Río, presidente número 61 de México, de 1934 a 1940, tenía una visión nacionalista y antiimperialista, aunado a ello, siempre mostró su apoyo a los trabajadores, quienes eran explotados por las empresas petroleras extranjeras en México, factor que determinó que la noche del 18 de marzo de 1938 dirigiera un mensaje radiofónico a la nación para anunciar la Expropiación petrolera.
Para Moreno Rodríguez y Luna Zamora, la Expropiación petrolera de hace 70 años ha significado hasta la fecha un orgullo nacional, de hecho, ese movimiento de estadista de Lázaro Cárdenas lo ha convertido en uno de los ex presidentes más populares y con mayor simpatía; sólo es superado por el Benemérito de las Américas, Benito Juárez.
En el caso de que prosperara la alianza entre los del PRI y del PAN, y se llegara a una reforma energética con miras a la privatización, no cabe duda de que significaría “un duro golpe para los mexicanos”, dijo Luna Zamora.

Proyecto de nación
Lázaro Cárdenas del Río hizo efectiva la reforma agraria mediante las cooperativas de tierras o ejidos, y la nacionalización de los recursos del subsuelo, en especial, del petróleo.
Moreno Rodríguez señaló que la historia demuestra que Cárdenas del Río tenía un proyecto de nación, lo que a la fecha desconoce Felipe Calderón.
En ese sentido, Gómez Reyna se preguntó: “¿cuál es el proyecto energético de nación de Calderón?”.

Hidrocarburo y energéticos
en América

Venezuela. Nacionalizó la industria petrolera en 1976, quedó en manos de la empresa Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), cuyas empresas filiales operan en seis refinerías del país de diversa magnitud, además de otras en el extranjero (en Curaí§ao, Estados Unidos, Alemania, Suecia y Bélgica). El país es también uno de los principales productores mundiales de gas natural.

Brasil. Su empresa Petrobras es de naturaleza semipública, con participación nacional y extranjera privada. Opera en forma activa en el mercado internacional de petróleo como también a través del intercambio de una importante diversidad de productos relacionados con la industria hidrocarburífera.

Chile. Su Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) es estatal, se dedica a la exploración, producción y comercialización de hidrocarburos y sus derivados. Depende del Ministerio de Minería. Fue creada en junio de 1950. Mediante de su filial ENAP Sociedad Internacional Petrolera S.A. (ENAP Sipetrol), creada en 1990, cuenta con operaciones en países como Perú, Ecuador, Argentina, Colombia, Yemen, Irán y Egipto.

Cuba. Ante la negativa de refinar el petróleo adquirido en la ex URSS por el Estado cubano, el Gobierno Revolucionario interviene la refinería TEXACO, de propiedad norteamericana, en Santiago de Cuba en 1960. Actualmente, Cuba transita por Petrocaribe, proyecto venezolano para dotar de petróleo a las naciones del Caribe.

Bolivia. Decretó el 1 de mayo del 2006 la nacionalización definitiva de los recursos hidrocarburíficos del país (propuesta de campaña del hoy presidente Evo Morales).

Fuente: Wikipedia y Granma

Artículo anteriorAlfonso Martínez
Artículo siguienteSobre artículo publicado