Música al ritmo de la Red

324

Antes de que terminara 2014, distintas publicaciones comenzaron una serie de adelantos y pistas sobre lo más esperado en materia de música para este año. Las nuevas producciones discográficas de destacadas figuras y las tendencias de estilos, en un mercado que quizá por estas mismas condiciones se vuelve cada vez más predecible, constituyen sólo la punta de un inmenso iceberg que, seguramente y pese a lo previsible,  también tendrá movimiento hacia otras direcciones.

Portales en línea y revistas especializadas en música como Pitchfork y las célebres NME y Uncut, la primera casi un referente obligado desde mediados de la década de los noventa y las dos últimas con una importante tradición dentro del periodismo en el Reino Unido, apuestan por agrupaciones y solistas circunscritos principalmente en los terrenos del rock, el pop y la electrónica, aunque incluyen en sus listas géneros que van desde el folk y el world beat, hasta el heavy metal y el hip hop. Así, podemos encontrar una exhaustiva —y en muchos casos ansiosa— selección, por lo que posiblemente se convertirá en lo más representativo en materia de música este año, en particular, en lo que corresponde a las producciones en inglés.

Para NME, Belle & Sebastian, Carl Barat & The Jackals, Viet Cong, The Districts, Taman Shud y Sleater-Kinney constituyen una muestra de lo más relevante que tiene el primer trimestre del año. Por su parte, Uncut incluye entre sus preferidos a Laura Marling, Duke Garwood, Rhiannon Giddens, Moon Duo, Panda Bear, Natalie Prass y Jessica Prat. Pitchfork no se queda atrás y señala entre lo más recomendable a Antony Hegarty, Chromatics, Father John Misty, Frank Ocean, Future Brown, Giorgio Moroder, Grimes y Kanye West.

La selección de estos músicos, de sus álbumes, no está hecha al azar. Con el respaldo de la crítica y sin pasar por alto una serie de condiciones relacionadas con la calidad musical, algo que se une al gusto particular de los periodistas y a su experiencia profesional, las listas de recomendaciones finalmente contribuyen en la construcción de un panorama musical y representan una llamada de alerta que es acompañada de información, una parte sustancial del periodismo musical, que tiene entre sus funciones dar a conocer la relevancia de las distintas producciones discográficas.

De esta manera, On Your Low Again, el segundo álbum de Jessica Prat, una producción que contiene melodías cargadas de psych-folk, y Natalie Prass, disco debut que lleva como título el nombre de esta joven cantante que se distingue por conjugar el r&b con el soul, se entretejen con las grabaciones de músicos que tienen una trayectoria comprobada, entre éstos, Girls in Peacetime Want to Dance, de Belle & Sebastian, y No Cities to Love, del trío Sleater-Kinney.

En cuestión del comportamiento del mercado y las producciones que están marcando tendencia, el primer trimestre de 2015 permite vislumbrar un panorama en donde la música vía streaming continuará alcanzando mayor demanda. Según estudios de Nielsen —compañía líder en información y medición, que provee investigaciones de mercado— Spotify, Deezer y Apple Beats mantienen una tendencia de incremento en lo referente al consumo de música con 33.6 mil millones de reproducciones.

Las cifras de Nielsen fueron publicadas en el periódico mexicano El Financiero, en julio del año pasado, y sólo corroboran el impacto de la música vía streaming, en un momento clave para las empresas que ofrecen este servicio, debido a que el iPod Classic quedó fuera del mercado, además de que Pirate Bay, uno de los sitios más populares de descarga sin costo, fue cerrado en diciembre pasado por la policía sueca.

Pese a los resultados proporcionados por Nielsen, que muestran el comportamiento de la oferta y la demanda en el mercado de la música, Björk decidió adelantar el lanzamiento de Vulnicura a través de iTunes, en una acción “sorpresiva” que de alguna manera rompe con la propensión de la industria y vuelve a colocar en la mira a la islandesa. Vulnicura es el noveno álbum en estudio de Björk. La edición de este trabajo fue programada inicialmente para marzo, sin embargo, la filtración del disco en internet obligó a la cantante a incluir este material en el catálogo de novedades de iTunes.

Pero, ¿cuáles son los beneficios reales para los músicos que deciden poner a la venta sus discos a través de iTunes? En Cómo funciona la música, el libro de David Byrne, en el que como historiador, antropólogo y científico social disecciona la transformación radical de la música en los últimos tiempos, pero, sobre todo, señala la influencia que tiene la música en nuestra vida, el ex Talking Head dice: “Un álbum suele descargarse por 10 dólares y Apple’s iTunes Store, por ejemplo, se queda con un treinta por ciento de cada venta. El sello discográfico aplica el porcentaje de royalities (el pago que se efectúa al titular de derechos de autor) del artista a los diez dólares del precio de venta al público, de manera que si el artista recibe el tradicional catorce por ciento, le quedan 1.4 dólares por descarga de álbum. Así, el artista no sale demasiado bien parado, especialmente teniendo en cuenta la manera de comprar música en la red: la gente suele comprar canciones sueltas, no álbumes enteros”.

David Byrne completa su idea y puntualiza: “Comprensiblemente, los artistas tratan de negociar un mejor porcentaje de royalities para las descargas, argumentando que las compañías de discos no tienen los mismos gastos generales ni los mismos costos, como tampoco los tienen las tiendas, de ahí que los royalities asignados al artista deberían de ser más altos. Por supuesto, las compañías de discos oponen gran resistencia a esto”.

Tomorrow’s Modern Boxes, la segunda placa de Thom Yorke como solista, que fue lanzada a finales del año pasado a través de Bandcamp, y que además fue calificada por el músico inglés como un experimento, también fue acompañada por el tema “You wouldn’t like me when I’m angry”, sin ningún costo, y es el antecedente inmediato de lo que se presume será el disco de Radiohead para 2015.

Todavía sin título alguno, y con una serie de rumores respecto a su contenido, se espera que esta nueva grabación mantenga al grupo no sólo entre los preferidos, sino entre las bandas más arriesgadas y de mayor carácter.

Referente a los sellos discográficos latinoamericanos, y particularmente mexicanos, dedicados a la producción y distribución de rock y sus distintos subgéneros, resulta recomendable seguirle los pasos a Terrícolas Imbéciles, que tiene entre sus filas a grupos de Colombia, Chile, España y México, entre los que destacan Bomba Estéreo, El Columpio Asesino, León Benavente, Astro, Austin TV y Mexican Dubwiser. Terrícolas Imbéciles también edita y distribuye los álbumes más recientes de agrupaciones en inglés, como The Horrors y Warpaint.

Arts & Crafts, sello fundado en Toronto, Canadá, y con filial en México, tiene entre sus estrenos de 2015 a Club Meds, de Dan Mangan, y Girls in Peacetime Want to Dance, de Belle & Sebastian. Además, posee un catálogo con las últimas producciones de grupos como Pixies, y de solistas, entre las que sobresale la cantante argentina Juana Molina.

2015 indudablemente será un año lleno de música, en el que también grandes músicos como Bob Dylan estrenan disco. El cantante y compositor hace pocos días lanzó Shadows in the Night, una placa en la que interpreta, muy a su estilo, temas de corte romántico, algunos de estos populares en la voz de Frank Sinatra.