Melodías del México colonial

375

Con la llegada de los conquistadores españoles a América, comenzó en muchos aspectos la transformación de las civilizaciones precolombinas. De esta manera, surgieron una serie de mezclas en diversas manifestaciones culturales. La música fue una de ellas, y verdaderamente ocupó un lugar preponderante.
Ese momento de la historia, así como algunos periodos previos y posteriores, han sido objeto de estudio para Eduardo Arámbula, director del ensamble de música Ars Antiqua, agrupación que presentará un concierto en el Paraninfo Enrique Díaz de León (avenida Juárez 975), el próximo jueves 7 de octubre. En el recital podrán escucharse obras realizadas a finales del siglo XIV y otras pertenecientes al siglo XVIII. La selección comprende trabajos de compositores peninsulares, criollos e indígenas.
Con poco más de tres décadas de actividad profesional ininterrumpida en la recreación de la música medieval, renacentista y virreinal, Ars Antiqua posee una de las trayectorias más sólidas en el ámbito de la música antigua en México. El ensamble ha grabado seis producciones discográficas de manera independiente, entre las que sobresalen: Llibre Vermell de Montserrat y La música perdida de las antiguas misiones jesuíticas del Amazonas, este último fue grabado en la Misión de Santa Ana de Velasco, en plena selva boliviana.
En la edición 2005 de las Lunas del Auditorio (reconocimiento anual dirigido a las personalidades del arte y el entretenimiento que presentan los espectáculos en vivo más destacados en el país) el grupo fue distinguido con una nominación en la categoría de Espectáculo Clásico, hecho sin precedente para un grupo de música antigua dentro del mencionado certamen.
La cita con Ars Antiqua será a las 20:30 horas. La admisión es de 150 pesos general y 100 pesos estudiantes, maestros y personas de la tercera edad. Informes y venta de boletos en Coordinación de Música de la Universidad de Guadalajara (Ignacio Ramírez 24). Teléfono: 38 27 59 11.

Artículo anteriorLuis G. Abbadie
Artículo siguienteInterpretación irrisoria