Lagos en una guitarra

228

Poco se conoce de la labor musical de los compositores Apolonio Moreno y Antonio Gómez Anda, nacidos a finales del siglo XIX en Lagos de Moreno, Jalisco. Pero es gracias al trabajo de Hugo Acosta Martín del Campo —guitarrista y profesor del Centro Universitario de los Lagos— que ello puede cambiar. Además de haber grabado un disco con piezas de dichos músicos en 2013, y que fueron ejecutadas a la guitarra por él mismo, recientemente ha sido ganador de la beca Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico, por un proyecto que le permitirá publicar partituras de Moreno y Gómez Anda.

Ya desde el año 2011 Acosta Martín del Campo ha venido trabajando en la investigación documental, análisis, transcripción y ejecución de las obras. Pero fue luego de la grabación de su disco, que constaba de trece piezas, cuando tuvo la intención de hacer una mayor difusión de ellas, ya que para estas interpretaciones a la guitarra clásica tan sólo se contaba con sus propios manuscritos. Las obras pertenecen a lo que se conoce como “música de salón”. En el caso de Apolonio Moreno son marchas, polkas, pasos dobles o valses que originalmente fueron escritas para piano o banda sinfónica. Del lado de Antonio Gómez Anda —quien fue alumno de Manuel M. Ponce— esencialmente son canciones para piano y voz en su germinal creación.

El proceso para la transcripción de las obras fue “complejo y paulatino”, refiere Hugo Acosta, y siempre con la intención de simplificar y sintetizar su ejecución en las seis cuerdas de la guitarra, puesto que hay pasajes que no pueden tocarse de manera absolutamente fiel a los originales, pero que gracias al conocimiento de las posibilidades de ambas partes, se conserva el espíritu de las obras.

La música recuperada
De acuerdo a Acosta Martín del Campo son compositores muy desconocidos, ya que después de la segunda mitad del siglo XX quedaron casi en el olvido. Sólo existe anteriormente un disco grabado con música de Gómez Anda, con piezas orquestales y de piano y orquesta, interpretadas por la orquesta sinfónica de Berlín, y que fue dirigida por Jorge Velasco, quien fuera alumno del compositor laguense.

Un poema sinfónico del mismo Gómez Anda, llamado Lagos, es el que más se toca, la propia Orquesta Filarmónica de Jalisco lo ha presentado, también la de Aguascalientes, pero lo demás está ignorado. De Moreno lo único que se conoce es la polka Tres piedras, que incluso con mariachi se toca. La recuperación de estas partituras se ha hecho a través del Archivo Histórico de Lagos de Moreno, y otro de un particular que las heredó por generaciones de un ex integrante de la banda de Moreno.

El proyecto de la beca inicia el próximo mes de marzo y termina en febrero del año entrante, pero se espera que a final del 2015 ya puedan publicarse las partituras para guitarra que se editarán a través de la Secretaría de Cultura de Jalisco. Constará de seis piezas de Antonio Gómez Anda y siete de Apolonio Moreno.

Hugo Acosta Martín del Campo espera que la música de estos compositores jaliscienses pueda ser revalorada y difundida, pues actualmente ni los músicos populares tienen conocimiento de todo su legado, ni mucho menos se encuentra en la memoria histórica de los habitantes de Lagos de Moreno.