La Red mueve

619

Sentado en una banca del Parque Rojo de Guadalajara, Marcos, un estudiante de preparatoria, comenta que para él Facebook es una pérdida de tiempo. “Mucha gente que conozco lo usa para conocer chicas, pero yo prefiero buscármelas en carne y hueso, porque puedo ver cómo son realmente”. Dos de sus amigos que lo acompañan están de acuerdo: “Yo lo uso de vez en cuando y solamente agrego a gente que conozco”, dice Luis.
José Antonio, en un cyber del centro de la ciudad, está buscando trabajo en las redes sociales: “Subo mi currículo, luego empresas que puedan estar interesadas me contactan a través de Facebook o Twitter”. Refiere que es el único uso que le da a este tipo de herramientas virtuales. Mientras que Pía, Mary y Xóchitl, las utilizan principalmente para subir fotos.
En cambio a Fidel (un perro), el Facebook le sirvió como medio para difundir su descontento por el sistema político jalisciense. Parece raro, pero entre los heterogéneos y disparatados usos que se pueden dar a las redes sociales –desde organizar una fiesta, dar a conocer al mundo que “saliste del closet” o buscar gente que te apoye económicamente para tu implante de senos–, está comenzando a expandirse en Jalisco el activismo cibernético sobre temas relevantes, sociales y políticos que afectan la vida de la ciudadanía. Incluso para demostrar que hasta un perro puede obtener votos en unas elecciones intermedias.

Algunos movimientos en Jalisco
“Fidel candidato” fue la primera campaña de ciberactivismo que logró captar la atención de miles de usuarios de las redes sociales en Jalisco, así como el interés de medios locales, nacionales e internacionales.
Carlos Delgado Padilla, quien fue uno de los promotores de la iniciativa que nació en abril de 2009, en el marco del movimiento nacional por el Voto nulo, dijo que a través de ella pretendían manifestar el hartazgo por la clase política y el escepticismo hacia la oferta electoral en las pasadas elecciones intermedias en el estado. “Nosotros no percibíamos una alternativa válida y creímos que el voto nulo era una forma de manifestar que no estábamos de acuerdo con las opciones electorales, pero también se generó una agenda, que en resumen pretendía abrir el sistema político a los ciudadanos”.
Facebook resultó fundamental para difundir la iniciativa. “Ofrece ventajas para la comunicación, porque funciona a manera de red y así se ‘viralizan’ más rápido los mensajes, y también es más sencillo que la gente se entere sobre la realización de algún evento que por otros medios”.
Otro factor que señaló es la economicidad: “El uso de Facebook no implica un gasto, como en los medios tradicionales, en los que hay que pagar si quieres aparecer, y es una forma barata para difundir tus mensajes”.
A las dos semanas de su aparición en Facebook, Fidel ya tenía dos mil seguidores, y al final del proceso electoral éstos rebasaron los tres mil. “En Jalisco, según algunos medios, hubo distritos donde Fidel le ganó al PRD, al PT, al Verde y a Convergencia. Sin las redes sociales no hubiéramos conseguido tanto éxito”.
La comunicación vía internet fue complementaria a las iniciativas en la calle, de las que los activistas se enteraban por el Facebook, y a la difusión en los medios tradicionales, mismos que prestan una creciente atención a lo que sucede en la red.
Tal es el caso de Ciudad para Todos, movimiento iniciado en 2007 en torno a la protesta por la construcción del viaducto de López Mateos, y que desde 2008 se organiza principalmente en las redes sociales, donde tiene más de dos mil seguidores en Facebook y mil 820 en Twitter.
Karla Preciado, una de las representantes del movimiento, comenta: “Organizamos la ciclovía ciudadana en avenida Santa Margarita hace dos domingos y estuvimos tomando fotos con smart phone y ‘twitteándolas’ por todos lados. Esto hizo que la información se replicara en los otros medios de comunicación”. De hecho, a raíz de esto y de que el evento fue trend topic a escala nacional en Twitter, la entrevistaron varios medios locales.
“Estamos conscientes que los mensajes en red llegan sólo a un estrato de gente, pero creemos que con la amplificación de los medios podemos llegar a un número suficiente de personas, para que éstos sean visibles; y sin gastar un peso”.

Un fenómeno incipiente
Según la Encuesta en hogares sobre disponibilidad y uso de las tecnologías de la información 2010, realizada conjuntamente por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), en México 32.8 millones de personas tienen acceso a internet, lo que representa un aumento del 20.6 por ciento con respecto a 2009. De éstos, como explica el maestro en comunicación e investigador de la Universidad de Guadalajara, Mario Ramos, “Serían 12 millones los usuarios de Facebook, es decir, un 12 por ciento de la población, y dos millones los de Twitter, según investigaciones recientes”.
Por eso considera que el activismo en la red en México es un fenómeno incipiente. Sin embargo, “las redes sociales, en particular el Twitter, son herramientas óptimas para la comunicación y la movilización social; de hecho ya hay varios grupos que a través de estas redes intercambian información, fijan posturas sobre determinados temas y que están incidiendo en la vida pública del país”.
Aunque todavía es reducido el uso de las redes sociales, asegura que entre los ciudadanos que las están utilizando existe la facilidad de formar redes sobre temas específicos. En este sentido cita “Internet Necesario”, un grupo que se conformó en Twitter para protestar en contra del aumento a las tarifas de internet, u otros que nacieron en torno a casos como el de Paulette y el asesinato de Marisela Escobedo, que “sirven como ventana de expresión para individuos que forman una colectividad”.
Aún si muchos de estos movimientos son complementarios a los métodos tradicionales de movilización, como es el caso de Ciudad para Todos, por lo regular presentan un carácter novedoso. Es decir, “las personas que están en las redes sociales son gente que de otra forma no se manifestaría; participa, pero no saldría del trabajo para ir a manifestarse en la calle”.
Un ejemplo que destaca el académico es el grupo “No + sangre”, movimiento nacido en Guadalajara y que en Facebook cuenta con 4 mil 750 seguidores, “pero que cuando ha organizado iniciativas en la calle ha logrado juntar cuando mucho a 60 personas”.

Relación con la política
Con una investigación que realizó sobre redes sociales en Jalisco el año pasado, Mario Ramos detectó que el 69 por ciento de los usuarios de Facebook y Twitter son jóvenes de entre 18 y 29 años. Para este segmento de la sociedad jalisciense, por lo general universitarios y apartidistas, la principal fuente de información, en particular política, es internet. Facebook sería un medio para socializar, Twitter para informarse.
Incluso reconociendo que hay políticos jaliscienses activos en las redes sociales, como Jorge Aristóteles y Enrique Alfaro, asevera que la comunicación entre representantes y ciudadanos está en sus albores. “Lo valioso será cuando los políticos utilizarán las redes como herramienta de comunicación y no sólo de información, para interactuar con los ciudadanos”.
Al respecto, el investigador arguye que “la misma dinámica social los va a llevar a esto. Los que no están en redes tendrán que usarlas, porque es indispensable; si quieren enviar un mensaje a los jóvenes, como evidencia mi encuesta, les tienen que llegar por allí”. Ello también “va a dar mayor peso a estos grupos y movimientos ciudadanos que se están formando en red para expresar sus peticiones”.
Concluye que actualmente los grupos en red son complementarios a las formas tradicionales de activismo, pero considera que en un futuro, cuando se reduzca la brecha entre quienes tienen acceso a internet y quienes no, el ciberactivismo podrá ser incluso más efectivo, en la medida en que pueda alcanzar un número mayor de personas y entrar en la agenda de los medios de comunicación.

Estar siempre conectado
Estudios realizados a finales de 2009 en México por la compañía de mediciones de audiencia Alexa, demostraron que cuatro de los 10 sitios más visitados por cibernautas eran redes sociales. YouTube fue el más visitado, seguido por Metroflog, Hi5 y Facebook. Que los cibernautas del país, como los conocidos de Marcos –el preparatoriano del Parque Rojo– busquen socializar en red queda demostrado también por una encuesta de Amistarum.com y Datanta.com, publicada la semana pasada, la cual evidencia que los mexicanos son los latinoamericanos que más utilizan internet para buscar pareja (casi 400 mil).
Sin embargo, un uso diferente de las redes sociales, en particular de Twitter, más comprometido políticamente, se está difundiendo rápidamente en la sociedad mexicana, sobre todo entre los jóvenes universitarios y las personas con más altos niveles de educación. El activismo, o simplemente la posibilidad de expresarse, criticar y dar a conocer públicamente la propia opinión, encuentran en la red una ventana tanto hacia lo local como lo global. Sobre todo por el gran alcance, la economicidad y la inmediatez que permiten las nuevas tecnologías. Lo que importa entonces es “estar siempre en red”.