La primera generación de rockeros mexicanos

José Agustín nos cuenta que el primer rocanrol del que se tiene registro en nuestro país es "Mexican rock and roll", de Pablo Beltrán Ruiz, una rola instrumental de 1956

815

El rock and roll tuvo su origen en Estados Unidos a partir de la fusión de distintos géneros de música afroamericana. Según relata el escritor mexicano José Agustín (1985), el rock and roll nació en 1954, año en que el grupo norteamericano Crew Cuts —integrado por blancos— sacó al mercado la versión de «Shh-Boom», éxito original de The Chords, grupo que estaba formado por afroamericanos. 

Pero según la revista Rolling Stone, en 1954 Elvis Presley grabó la primera canción de rock and roll con su versión de “That’s All Right Mama”, escrita por el cantante de blues Arthur Crudup (Vinilo Musical, 2021).

El caso es que entre 1954 y 1960 esta corriente musical explotó con fuerza y aparecieron figuras como Chuck Berry, Little Richard, Fats Domino, Jerry Lee Lewis, entre muchas más, y este nuevo género musical comenzó a darle la vuelta al mundo.

El rock and roll llegó a México a través del cine, cuando a finales de 1954 se estrenó la película Black Boar Jungle (Semilla de maldad), en la que aparecía la canción “Al compás del reloj” interpretada por Bill Haley y sus Cometas (Agustín, La nueva música clásica, 1985). 

La canción pegó duro y gente que no tenía nada de joven ni de rocanrolera comenzó a interpretar rock and roll en los salones de baile, principalmente de la capital mexicana, a donde generalmente acudían personas de 30 años para arriba para bailar cha-cha-cha, mambo, danzón, etc., por lo que vieron al rocanrol como un género más para bailar

José Agustín nos cuenta que gente como Pablo Beltrán Ruiz, Jorge Ortega, Venus Rey, Cuco Valtierra, etc., se metieron a tocar este género; y que el primer rocanrol del que se tiene registro es «Mexican rock and roll», de Pablo Beltrán Ruiz, una rola instrumental de 1956. 

Además, dice que ese mismo año la vedette chicana Gloría Ríos (de casi 30 años de edad) grabó los primeros discos sencillos cantados de rock and roll, con las canciones «El relojito/Hotel de corazones rotos» y «La mecedora/Ahí nos vemos cocodrilo». 

En 1957 apareció la película Los chiflados del rock and roll con Agustín Lara, Pedro Vargas y Luis Aguilar como protagonistas. 

También le entraron a rocanrolear Lalo Guerrero (el mismo de Lalo y Las Ardillitas) con la rola «Elvis Pérez», el Piporro con su rocanrol ranchero «Los ojos de pancha» y hasta los Xochimilcas, como bien menciona David Moreno Gaona en su ensayo «Rockeros en tierra de mariachis» (Moreno, 2015). 

Como se puede ver, en sus inicios el rock and roll mexicano fue hecho por adultos y manejado como una mercancía más. Sin embargo, en marzo de 1957, Los Lunáticos grabaron un EP con las canciones «Where Did You Get It», «Blue Suede Shoes», «Por qué ya no me quieres» y «El Reloj». Estas fueron las primeras canciones hechas por jóvenes para los jóvenes.

Entre diciembre de 1958 y enero de 1959 Los locos del ritmo grabaron un disco LP, el cual contenía 12 piezas, de las cuales seis eran covers de éxitos norteamericanos y 6 eran composiciones originales del grupo, destacando “Yo no soy un rebelde” y “Tus ojos”. 

En abril de 1960, se lanza el sencillo “La hiedra venenosa” (versión en español de “Poison Ivy” de los neoyorquinos The Coasters), extraído del primer LP de Los rebeldes del rock, que logra colocarse en los primeros lugares de popularidad.

Y a partir de aquí comienza una etapa conocida como “Los grandes años del rock and roll”, fenómeno también conocido como “La época dorada del rock mexicano”, en la que figuran Los teen tops, Los hooligangs, Los crazy boys, Enrique Guzmán, Angélica María, César Costa, entre muchísimos grupos y solistas más que en su mayoría eran de la capital.