Humboldt: la reflexión del futuro

372

Dice Ottmar Ette que “hablar y escribir sobre el mundo sin conocerlo es algo que Humboldt combatía de forma muy vehemente, y por ello le debemos mucho todavía. La experiencia de los viajes no puede ser sustituida por el internet. La vivencia de otras latitudes, de otras culturas y formas de pensar, es imprescindible para entender el mundo de hoy”.

Esto lo ha señalado Ette, quien es catedrático y filólogo alemán, luego de dictar su conferencia magistral “Alejandro de Humboldt y sus Diarios Americanos”, como parte de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar, en el Paraninfo Enrique Díaz de León de la UdeG.

Entrevistado acerca de su conferencia, y sobre la vigencia que puede tener la obra del gran pensador alemán que abarcó las facetas de geógrafo, astrónomo, humanista y naturalista, y que dedicó gran parte de sus estudios de campo a América y en especial a México, Ette dijo que Humboldt “ha sido el primer teórico de la globalización, y de las dimensiones y de lo que de ella nos toca vivir hoy; nos abre los ojos para la importancia histórica, pero también para entender toda la complejidad de nuestro mundo y la necesidad de pensar no en unos solos lógica e idioma, sino que se necesita dar un diálogo entre nosotros y los otros, en un polílogo de voces que hagan ver la realidad desde diferentes puntos de vista”.

Para Ette, Humboldt “no es un ser humano que insiste en la llegada, sino uno que siempre está de viaje; de un continuo deambular, y de un viaje que, como la ciencia, nunca termina”, y siempre quiso “verse retratado como un nómada y representante de una ciencia nómada. Esto, por las múltiples disciplinas que va cruzando y el saber de vida que desarrolló. En tal sentido, ello nos abre las puertas para entender una ciencia en continuo movimiento”.

Por ello, “hablar de Humboldt sería imposible hacerlo sin una reflexión del futuro. Podemos aprender mucho de él en cuanto a la superación de las asimetrías que fueron creadas hace muchos siglos. Su visión transdiciplinaria, que tiene una relación entre ciencia y vida, permite que configuremos otro horizonte para nuestras expectativas de mejorar el mundo”.

Artículo anteriorEl «Art Nacó» es chido y está de moda en el Museo de las Artes
Artículo siguienteInicia la segunda Semana del Diseño en CUAAD