El aire de Medio Oriente en Luvina

83

En esta ocasión es el turno de Israel, pues en el número 73 de la revista Luvina se conmemora una escritura que cuenta con una retórica fuerte, en un hebreo nuevo, que no deja de estar despegado de aquella lengua bíblica que murió y que regresó con los bríos de la raza judía, afirma la poeta Silvia Eugenia Castillero, directora de la publicación, quien por cierto estuvo en la presentación del número isarelí, el domingo pasado en el marco de la FIL, al lado del escritor David Grossman y el poeta Ronny Someck.

Israel es un caso muy interesante —dice Silvia Castillero—, porque es un Estado reciente: el país se fundó en 1948, por ende, la literatura israelí es joven, me refiero a que los autores que representan a esta literatura son personas que tienen ochenta y tantos años, y son —lo podemos decir así— los fundadores de esa escritura. Ahora, lo que es muy interesante es que el Estado decidió tomar como lengua oficial el hebreo y éste es una lengua vernácula, es una lengua de la Biblia. Y todo esto que estamos diciendo, vuelve a la literatura israelí, una literatura muy interesante, porque además de ser joven, es una literatura que parece como si fuera muy antigua.

“Vamos a acercar el lector a un panorama muy lejano y de alguna manera, logramos lo que cada año logramos con los diferentes países, aunque los anteriores sean más cercanos a nuestra geografía y nuestra realidad, como Chile, Colombia, etcétera, en cada número monográfico que hacemos, es muy interesante porque Luvina presenta una gran variedad de autores; los autores que vienen con la delegación israelí, están en Luvina, pero también están otros que no vienen”.

Escritores como el propio David Grossman y Ronny Someck estarán presentes en las 400 páginas de la revista, así como Etgar Keret, quien ya visitó la FIL desde el año anterior y que en éste regresa a presentar un nuevo libro.

Por otra parte, en la sección Plástica, el fotógrafo Adi Ness presenta “Muchachos Soldados” una serie donde retrata a soldados del ejército israelí en momentos recreativos, dejando así una visión distinta a como se conciben normalmente. Los sujetos capturados por la lente de Ness se muestran dormidos en camiones, en las pequeñas habitaciones donde están hasta seis individuos, en algunas partes parecen posar e incluso se muestra, como sátira, representaciones de “La última cena” de Leonardo Da Vinci o incluso representaciones propias del memorial del cuerpo de marines de los Estados Unidos que sostienen la bandera yanqui, en las que los israelís sostienen un asta durante un entrenamiento.

Aunado a todo lo anterior, la presentación cuenta con textos de escritores mexicanos como Luis Zapata y Gerardo Deniz, entre otros ,que dedican parte de la literatura nacional para que se sume a la israelí y, así, que cada país converge en la combinación de las palabras. Cabe resaltar que todos los textos son inéditos en español, algunos son adelantos editoriales y otros son traducciones del inglés o francés y que aparecerán inicialmente en la revista.

Como ya es costumbre de Luvina, la edición fue a gestarse al país que representará, en este caso, el número 73 fue a conocer a los escritores que aparecen en sus páginas: “Platicamos con los autores, nos vemos con los autores, entendemos cómo se teje el mundillo literario, lo vivimos y eso se nota en la publicación, porque realmente sacamos lo que está sucediendo ahorita en el país. Es fruto de contactos y lecturas previas, pero también es fruto de hablar con los autores”. Y así fue como Grossman y Someck accedieron a presentarla y apartaron un lugar en su agenda el 1 de diciembre en la FIL Guadalajara: “Hablé en Jerusalén con David Grossman y le encantó la revista y aceptó presentarla, y Ronny Someck, que es un gran poeta, también. Estas son dos plumas de lo mejor y siempre es una vivencia literaria la presentación”.