Educan audiencias

657

Una química especial entre estas tres estudiantes de la carrera de Comunicación pública, del Centro Universitario de Ciencias y Humanidades (CUCSH), las ha llevado a convivir y a estudiar juntas, pero con la obtención reciente del premio del Tercer certamen “El derecho a la igualdad y la no discriminación en la sociedad jalisciense: una mirada desde la juventud universitaria”, saben que ahora tienen una misión especial, dispuestas a compartir y a continuar.
Cristina Gallo, Amanda Marisol Cabrera y Zariá Casillas, realizaron el trabajo “Audiencias infantiles activas, grandes agentes de cambio para la inclusión y la no discriminación” y con él identificaron un filón en el que los comunicadores profesionales pueden aportar una nueva visión mediática a la resolución de los problemas de la desigualdad en nuestro país, un punto de vista que se enriquece con la apuesta a nuevas generaciones, así como un modo de favorecer el cambio en la relación que los niños tienen con los medios de comunicación. Así lo adelanta Zairá Casillas, vocera del equipo.

¿De dónde surge el interés primario, el primer impulso de participar en este premio?
Nos empezó a interesar, porque un compañero nuestro ya había ganado este mismo premio. Nos llamó la atención por el enfoque de educación de audiencias, particularmente con niños, porque nos sentimos más a gusto trabajando con ellos, pues nos interesa que los chavitos aprendan a identificar la discriminación en lo que más ven en la televisión.

¿En qué consiste el proyecto?
En que los niños se involucren en un proyecto educativo en el que puedan precisar qué tipo de programas ven, cómo se hacen y qué tipo de discriminación aparece en las series que sintonizan y que forman parte de su cotidianeidad mediática.

¿Cómo fueron construyendo su proyecto? ¿Qué descubrieron?
En la investigación que realizamos para fundamentar el proyecto, certificamos que la mayoría de los niños pasa el tiempo libre viendo la televisión y la mayor parte de los programas de TV abierta son de adultos, porque no hay programación para los niños. Siempre ven programas de adultos y ellos van procesando los contenidos como si fueran parte de su vida real.

¿Cuáles otras conclusiones obtuvieron de esta investigación?
Las dos grandes cadenas televisivas en México -Televisa y TV Azteca- no incluyen ningún programa que agregue temas sobre discriminación y cuando los presentan los exponen de una forma irreal y estigmatizada, como los estereotipos rubio-bueno, morena-fea y mala, por ejemplo. También aparece con frecuencia la discriminación de género con los hombres poderosos y las mujeres sumisas.

Después de este proyecto y premio, ¿cuál es su meta?
Tenemos una buena relación y queremos implementar el proyecto, de tal forma que nos valga de servicio social o de puntaje académico y entonces trabajaríamos juntas en ponerlo en práctica. Esa es una meta importante, digamos que definitiva, por el trabajo y los alcances del estudio.

Primera persona
Zariá Casillas, Cristina Gallo y Amanda Marisol Cabrera obtuvieron el premio del Tercer certamen “El derecho a la igualdad y la no discriminación en la sociedad jalisciense”.