Ecos de coloquio

541

El pianista Jorge Federico Osorio ofreció una Master Class la semana pasada en el Museo Regional de la ciudad, como parte del V Coloquio Internacional de Música que organizó la Universidad de Guadalajara.

Dijo que en estas clases, el aprendizaje “realmente depende del alumno, así que para mí también siempre es novedad, porque cada individuo necesita cosas diferentes, y aquí se trata de rápidamente intuir qué es lo que necesitan en ese momento. Tratar de ayudarlos con algo práctico, despertarles ideas nuevas y más conciencia en cómo trabajar”, señaló en entrevista a este medio.

Osorio señala que lo que ofrece no son sino consejos con base a la experiencia de lo que él mismo ha aplicado en su carrera. “Todo depende del alumno y la obra, pero enfocado a la música, porque tanto lo artístico y lo técnico van de la mano, no se pueden distanciar. La obra que están interpretando debe surgir lo más fresca y espontánea posible para el oyente”.

Entre las recomendaciones que dio el pianista a los asistentes al Master Class, es que sean muy respetuosos con lo que dispone la partitura, experimentar con diferentes digitaciones que permitan una mejor interpretación, así como hacer una visualización fuera del instrumento sobre cómo han de tocarse las piezas.

Dentro también del coloquio, que ofreció distintas conferencias, Sergio Medina, quien es jefe del Departamento de música del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, habló en su ponencia del pánico escénico, dijo que se comete el error de creer que con estudiar más se puede cambiar, cuando en realidad se deben aplicar técnicas para limpiar el subconsciente que está lleno de partes negativas, que conllevan ejercicios de respiración y visualización.

Medina dijo en entrevista que estas técnicas no se aplican mucho académicamente en México, y esto porque “los músicos estamos muy centrados en el instrumento, creemos que todo se arregla con estudiar más rápido o más horas, pero es una falta de apertura hacia otras áreas. Repetimos patrones de enseñanza aunque se tengan problemas”.

Dentro del coloquio, también participó la académica Laura Orozco Ramos con una ponencia sobre la creatividad en la enseñanza musical, de acuerdo a la visión de reconocidos pedagogos.

Entrevistada también, señaló que la creatividad “todos podemos desarrollarla, y la gente que es creativa es más flexible, dispuesta a la crítica y más segura de sí misma. A ellos sus papás o maestros les han enseñado que ser originales es bueno, y no están de acuerdo con el estereotipo de tener una ideología restrictiva. Son personas con pensamiento abierto y divergente. Aunque también para ello se requiere disciplina y tiempo de reflexión y concentración”.

La académica dijo que para obtener mejores resultados en la enseñanza creativa musical, es preferible que se haga a temprana edad, ya que así los pequeños se desarrollan mejor porque adquieren seguridad y aceptación en su originalidad. Y sin olvidar que “la creatividad es la expresión de uno mismo, pero con el dominio de los elementos que se poseen”.