Ante la presencia de Covid-19 en Jalisco, el panorama en salud podría no ser prometedor y complicarse aún más en esta época de lluvias ante el aumento de casos de dengue o, posteriormente, en temporada de influenza. De ahí la importancia de que los ciudadanos extremen medidas de precaución, coincidieron académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Luis Miguel Román Pintos, quien es médico internista e investigador en el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá) y médico adscrito al área Covid-19, de la unidad Juan I Menchaca, del Hospital Civil de Guadalajara (HCG), destacó que, al parecer, el resto del año continuarán los casos de Covid-19 y añadió que una de las posibilidades es que ésta se presente al mismo tiempo que el dengue o la influenza, o las tres juntas en un mismo paciente. De hecho ya ha habido combinaciones de Covid-19 con dengue en México.

Lee más : «No hay que bajar la guardia frente al dengue»

En consecuencia, los servicios de salud podrían estar limitados en cuanto a pruebas de laboratorio.

“Si de por sí cada una es costosa, y en el supuesto caso de tener que hacer pruebas de Covid-19 más influenza, más dengue, pues creo que se verían rebasados y podrían haber dificultades para solventar gastos”, agregó Román Pintos.

Sobre el dengue, añadió que el año pasado sólo a uno de cada diez pacientes se les hacían la prueba para detectar la enfermedad por parte del laboratorio estatal. Muchas personas tuvieron que acudir a laboratorios privados para confirmar o descartar la enfermedad.

La descacharrización es fundamental para evitar que el transmisor se reproduzca, ya que la fumigación solamente mata a los mosquitos adultos. Foto: Archivo

El problema es que conforme incrementa el número de casos por Covid-19, éstos ocupan más camas en los hospitales, y ante posibles casos de dengue o influenza graves, el reto es atenderlos en nosocomios donde no haya pacientes con coronavirus, ya que es posible que puedan contagiarse.

Señaló que en la actualidad hay médicos que enfrentan la dificultad de tener muchos pacientes con Covid-19 a su cargo, entonces podría no haber personal suficiente para atender a los que no presenten esta enfermedad, entonces el Sector Salud tendría que contratar a más personal, hacer adecuaciones, capacitar médicos para atender a los ciudadanos con otras patologías.

Conoce más sobre coronavirus en el micorsitio de Gaceta «La pandemia del COVID-19».

En cuanto a la coexistencia de Covid-19 e influenza en mismas personas, Eduardo Rodríguez Noriega, jefe de Infectología de la unidad Fray Antonio Alcalde del HCG e  integrante del Comité Especial de la Universidad de Guadalajara para el Abordaje Multidisciplinario del Dengue, indicó que no se sabe lo que podría ocurrir. Lo que sí se conoce es que ha habido casos de dengue y Covid-19 en el país.

Mencionó que se espera una evolución favorable de dos probables casos de dengue y Covid-19, al mismo tiempo, detectados en el HCG. Estos pacientes serán estrechamente vigilados y se les dio información sobre las enfermedades, síntomas, factores de riesgo y signos de alarma.

Dijo que en caso de dengue éstos son dolor abdominal, vómito, náuseas, crecimiento del hígado y sangrado en mucosa. En cambio para el Covid-19 son básicamente pulmonares. El paciente tiene más dificultad o dolor al respirar, y por eso puede regresar al hospital.

Si para los meses de octubre y noviembre persiste la influenza junto con Covid 19 y dengue, habrá problemas, ya que hay casos de influenza que puede parecerse más al Covid-19 por la dificultad para respirar.

Señaló que en China, en lo que se refiere a Covid-19 e influenza, se encontraron casos de coexistencia en una sola persona, porque cuando la enfermedad estaba presente en la población había mucha actividad de influenza.

“Tenemos que seguir estudiando la asociación de Covid-influenza. Aquí no hay reportes, pero es una posibilidad latente a partir de noviembre”.

La vacuna es la mejor medida para evitar un rebrote de casos de sarampión que se vio en algunos estados del país. Foto: Internet

¿Y el sarampión?

Román Pintos reconoció que a nivel nacional hay sarampión y aclaró que hasta el momento  no representa una amenaza para nuestro estado, ya que los casos que se han presentado están fuera de la entidad, sin embargo, es importante respetar los esquemas de vacunación.

Ángel Nuño Bonales, director de Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud de Jalisco (SSJ), señaló que para 2020 a nivel nacional se reportaron 191 casos de sarampión. En Campeche, 2; en Ciudad de México, 142; en el Estado de México 46 y en Tabasco 1.

 

“Jalisco no ha tenido casos de sarampión desde 1994, y esto es gracias al mantenimiento de las campañas permanentes de vacunación”.

 

Lee más: Casos de sarampión, consecuencia de movimiento antivacunas

Explicó que la vacuna contra el sarampión –disponible en las instituciones del sector salud como el ISSSTE, IMSS, el OPD Servicios de Salud Jalisco y algunos municipios a través de sus servicios médicos- se aplica al año de edad, y es importante el refuerzo a los seis años, y añadió que no se puede evitar que llegue el sarampión, ya que puede ser por un viajero o algún contacto, pero hay que mantener las coberturas de vacunación para evitar que se generen más casos.

Destacó que hay más de 80 mil dosis disponibles en IMSS, ISSSTE y Servicios de Salud Jalisco, es decir, hay vacunas suficientes para las personas que necesiten aplicarlas a sus niños.

Jalisco, primer lugar en dengue

El director de Prevención y Promoción del OPD Servicios de Salud Jalisco, Carlos Ruiz Esparza, señaló que al cerrar la semana epidemiológica 26 –la que corre del 16 al 22 de junio- Jalisco se ubicó en el primer lugar por el número de casos de dengue a nivel nacional, al registrar 886 confirmados y acumulados del año. Lo que representa un incremento del 153 por ciento en comparación a la misma semana del año previo.

Específicamente dentro del Área Metropolitana de Guadalajara, en la región sanitaria de Tlaquepaque hay 148 casos; en Zapopan, 22; en Guadalajara 24 y en Tonalá 30.

El especialista hizo un llamado a la población, ya que el control del dengue estriba en la intervención al interior del hogar. La hembra del mosquito Aedes aegypti, que trasmite la enfermedad, tiene predilección por el agua limpia estancada para depositar sus huevecillos.

Entre las medidas recomendadas están: lavar todos los recipientes que haya en casa con un cepillo, tallarlos enérgicamente, ya que los huevecillos pueden durar pegados hasta un año; tirar todos los cacharros que no sean utilizados; tapar los recipientes que por sus características no puedan ser volteados ni eliminados.

“Si fumigamos lo que hacemos es matar al mosco adulto, pero en tres días podríamos tener igual o mayor cantidad de moscos volando”, si no se termina con los criaderos.

Ruiz Esparza invitó a la población a visitar el sitio de internet https://aguasconeldengue.jalisco.gob.mx/eliminar-criaderos/, para mayor información al respecto.

En cuanto a la influenza, la temporada en que se fortalecen los sistemas de vigilancia para enfermedades respiratorias inicia desde octubre hasta abril, agregó Nuño Bonales.

En la temporada 2019-2020, se identificaron 352 casos de los diferentes tipos y subtipos de influenza, en el periodo anterior hubo 188 casos.

Explicó que la vacuna evita que se desarrolle una enfermedad grave, más no suprime el riesgo de adquirirla. Para ello hay que adoptar medidas preventivas como lavado de manos, evitar tener contacto con personas enfermas, además de recibir atención médica para no diseminar la enfermedad.

La vacunación se recomienda sobre todo a grupos vulnerables o de mayor riesgo, como adultos mayores de sesenta años, niños menores de cinco años, mujeres embarazadas, personal de salud, personas con diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonares. Otras medidas es usar gel con base alcohólica.

El uso de cubrebocas no se había implementado como medida sistemática en el caso de influenza, sin embargo aporta para la reducción de casos, y este año a la par con Covid-19, pudiera ser una de las medidas para recomendar en la temporada de invierno.

En cuanto al Covid-19 las cifras cambian constantemente, la secretaría de salud registró al 8 de julio, 8 mil 274 casos confirmados en el estado, además notificó 28 fallecimientos con los que la entidad llega a 917.

La fiebre alta es uno de los primeros síntomas de las tres enfermedades: COVID-19. dengue e influenza. Foto: Internet

Los retos ante el dengue y la influenza

Ante un panorama que pudiera resultar complicado, las acciones ciudadanas y la información en cuanto a medidas de prevención son esenciales, coincidieron especialistas.

“La población en esta lucha tiene casi el 99 por ciento de peso. Pero hay quienes no se ponen cubrebocas, no se lavan las manos, no descacharrizan, y todavía se pelean cuando les indican que deben usar cubrebocas”, externó Eduardo Rodríguez Noriega.

Explicó el Covid-19 y la influenza son enfermedades de trasmisión aérea, mientras que el dengue es por medio de vector. Si la gente impide que el mosquito aedes aegypti se reproduzca en unos metros alrededor de casa, ya que no vuela mucho, las probabilidades de adquirirla son menores.

Otras medidas contra el dengue son utilizar protección en el hogar como mallas en puertas y ventanas, además de usar repelente contra insectos.

En el caso de la influenza, el virus se esconde en el humano y regresa cuando las condiciones son propicias, y por eso hay un ciclo anual de la enfermedad, de manera estacional, y en cuanto al Covid-19 es la primera vez que se presenta y no se sabe todavía qué va a pasar. “Es muy delicado este año”.

El galeno indicó que la vacuna contra la influenza es gratuita, puede ser aplicada en centros de salud y hay centros de vacunación en diferentes áreas de la ciudad. “Hay gente que no va porque no quiere, y en estos casos ¿qué se puede hacer?”.

En cuanto al Covid-19 la población tiene que escuchar las medidas tan sencillas conocidas desde 1918. Algunas de éstas son el uso cubrebocas, careta, lavarse las manos, estar en casa, no ir a fiestas en lugares o bares cerrados, con congregación de gente.

Rodríguez Noriega destacó el caso de Florida hubo en un día casi 20 mil casos debido a que los jóvenes iban a lugares cerrados como bares y sin cubrebocas.

Especificó que la persona que tiene Covid-19 asintomático constituye un peligro, ya que el periodo infectante puede durar hasta 10 días, antes de que tenga síntomas, mientras que la influenza es infectante cuando empiezan los síntomas.

Lamentó que México ocupe ya el tercer lugar del mundo por casos de Covid-19, después de Estados Unidos y Brasil: “¿No es raro y una coincidencia que los tres presidentes de estos países no utilicen cubrebocas?”, dijo.

“No formo parte de la Secretaría de Salud como para tomar decisiones a nivel nacional de contingencia y aislamiento, pero considero que en el caso del Covid-19 estamos en un punto álgido de la curva, y desgraciadamente la gente ya está en las calles, y debe saber que hay mucho mayor riesgo de contraer la enfermedad en comparación a sí están en sus casas”, agregó Román Pinto

Destacó que además, la gente debe evitar los saludos de beso, mano o abrazo y toser con responsabilidad, en el pliegue interno del codo y no en las manos.

Recomendó a la población con mayor riesgo mayor de sesenta años, asmáticos, pacientes con cáncer, así como diabéticos, hipertensos, con enfermedades autoinmunes o que hayan tenido un trasplante de órgano que no salgan a la calle para reducir riesgos de contagio.

Explicó que en sus inicios, las diferencias entre dengue, Covid-19 e influenza son muy ligeras, y hay casos en que los médicos no pueden distinguirlas a simple vista.

“La diferencia estaría en la evolución y ver qué sucede después. En el caso de la influenza estacional, entre cinco y siete días tiene fin la enfermedad. Prácticamente al quinto día el paciente se siente mejor. En el caso de influenza AH1N1, el paciente puede empeorar, en los casos de Covid-19 lo mismo. En este caso, los primeros siete días son síntomas leves, después empiezan los síntomas graves, como tos, falta de aire, la saturación del oxígeno baja, no poder hablar, ni caminar”.

El dengue es una enfermedad similar a la gripe. Los síntomas son una fiebre elevada (40 grados) acompañada de dos de los síntomas siguientes: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido.